Historia de la radio en nicaragua

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1807 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 29 de enero de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Historia de la radio en Nicaragua
Ninguna radioemisora ha gozado de tanto prestigio en Nicaragua, como el que alcanzó la Mundial durante sus primeros 25 años de existencia. Su permanencia en el corazón de varias generaciones de radioescuchas testimonia la manera en que capturó su imaginación, conformó sus gustos, orientó sus pasos y la intensidad con que cautivó sus emociones. Sus antenassaturaban el aire con los dulces efluvios de sus radionovelas. Las audiencias eran seducidas por el mejor cuadro dramático que ha existido a todo lo largo de la historia de la radiodifusión nicaragüense. Con una versatilidad asombrosa, ponía en escena con una facilidad inusitada, El derecho de nacer o Cárcel de mujeres, Los tres Villalobos o Kadir el Árabe, Collar de lágrimas o Cándido Suave y RobustianaRoncafuerte. Nunca como entonces un cuadro dramático brilló con la intensidad del sol.

La Mundial persiste en el tiempo, es una voz que no se apaga. Embrujó a sus escuchas y embelesó a quienes la convirtieron en un referente histórico nacional. A la Mundial los actores, actrices y periodistas, llegaban a mostrar sus dotes estupendos y en busca de fama. Una vez conquistada, salían de sus estudiosa conquistar otros espacios. La permanencia en la Mundial se convertía en una escuela de altos estudios radiofónicos. Entrar a la Mundial equivalía a obtener un certificado que habilitaba a caminar con paso firme por el mundo encantado de la radio. La consagración se obtenía encarnando los papeles estelares en sus radionovelas más apasionadas y deslumbrantes. Los aplausos de las audienciasrebotaban en sus instalaciones dándoles el aprobado. Una retroalimentación que enorgullecía a actrices y actores. Manuel Arana siempre tuvo un olfato especial. Su más grande conquista fue haber nombrado como Director del Cuadro Dramático a Julio César Sandoval.

La historia de una radio sintetiza a la vez, la historia de quienes la encumbraron al estrellato. Una radio no sólo son sus aparatos, tampocose reduce a su potencia. Los resultados finales, los únicos que cuentan, se deben a una simbiosis perfecta de mujeres-hombres-técnica-sonidos. La Mundial condimentó los afectos, supo conjugar el talento excepcional de sus artistas con la tecnología requerida para irradiar sus ondas por todo el territorio nacional. Contaba con una audiencia cautiva porque sabía cautivar sus emociones. La radio poseelos atributos de sugerir, incitar, provocar y estimular la imaginación. Sus dirigentes sabían que todo escucha, como todo lector, imagina. Nada llega masticado. El padre del psicoanálisis, el austriaco Sigmund Freud, entusiasmado expresa que todo su sistema catártico se basa en la magia de las palabras. Las palabras hieren, denigran o sanan. Las sonoridades del habla se deben a las magistralesmodulaciones de quienes las pronuncian. Tener o no tener voz. Esa es la cuestión. José Dibb McConell recitaba el estribillo a todos los recién llegados.

Los poetas se quejan de que tratar de atrapar la realidad con las palabras equivale a empequeñecerla o a ensombrecerla. Pero el mundo sólo adquiere sentido cuando empieza a ser nombrado. El poeta español León Felipe reconoce que no sabría expresarqué dijo el primer filósofo, pero sí recuerda lo que dijo el primer poeta: ¡Ay! En el principio fue el verbo, nada más que en forma de onomatopeya. En el universo del canadiense Marshall McLuhan, la radio es un medio caliente, no así la televisión. La oralidad de la radio empalma con el origen de las palabras. Primero fue el lenguaje dicho, hasta después llegó la palabra escrita. Para agarrar lametáfora literaria, la imaginación vuela. La imagen visual nos viene dada. En eso radica el valor de las palabras dichas. Las actrices y actores de la Mundial hacían cabriolas con sus voces. La imaginación prende y agarra fuego. Eso hacían en la Mundial mañana, tarde y noche, actores y actrices, para imprimirle su sello inconfundible a sus radionovelas. La voz varonil de Rodolfo Villalobos...
tracking img