Historia de los grandes glotones

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1183 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 27 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
La historia de los grandes glotones.

Al lado de los grandes y refinados ¨gourmets¨ como lo fueron los habitantes de Sibaris, de Crotona o de Tarento, queda en la memoria de los tragones épicos. Si se lee a homero nos encontramos que sus héroes comen y beben inmoderadamente. Los habitantes de Tesalia los tebanos y los macedonios pasaron en Atenas por glotones impenitentes y jocundos, enSicilia se elevo un templo a la diosa de los grandes apetitos. Milon de Crotona, fue el hombre mas fuerte de Grecia comía unos 9 kilogramos de carne, otras tantas de pan y unos 10 litros de vino. Se dice que era capaz de arrastrar un carro con cuatro caballos tirando en sentido contrario, que mataba un buey de un puñetazo y que tranquilamente se lo comía. Diodoro Siculo, su biógrafo, lo elogiocategóricamente: “Es el único hombre de la antigüedad cuya grandeza espiritual correspondía a la de su cuerpo”.

Según testimonios del escritor Teofrasto, Teagenes, otro atleta, comía un toro entero después de vencer en los juegos olímpicos.

Pero no creamos que el sexo débil quedaba a la zaga: Aglae, la robusta hija de Megatocles, que era una rolliza trompetera en las grandes fiestas de Alejandría,comía 4 kilos de pan, 6 kilos de carne y trasegaba 3 litros de vino después de sus estentóreos esfuerzos pulmonares.

Los grandes banquetes helénicos: las cenas ridículas.

Existen muchas descripciones de los banquetes helénicos, quizá el mas completo gastronómicamente hablando es el de Filoxeno de Citera, y cuya descripción de un impresionante banquete nos hace Ateneo de Naucratis. Estaminuciosa crónica nos explicara la voracidad de Filoxeno y de sus comensales:

“Dos servidores trajeron una mesa bien aderezada; otros nos acercaron una segunda y otros aun una tercera hasta que llenaron la sala, las mesas estaban cubiertas de coronas de legumbres, de platos y de salseras. Para ponernos a punto primero fueron la mazes – una especie de bolitas de harina frita – blancas como lanieve, en unas bellas cestas. Entonces apareció un plato inmenso y unos se refocilaron con anguilas gruesas y otros comieron congrio relleno, de un sabor de ambrosia. Después llego una fuente con toda suerte de pescados, pequeños calamares, sepias y pulpos rubios y de rizadas patas, deliciosos camarones rojos y dulces como la miel.
Se sirvieron entonces la picada carne y especias tan recomendadacomo aperitiva, bien embebida en salsa, su sabor era agridulce, era el verdadero centro del festín. Atacamos después una gran pieza de atún asado, luego gustamos de unas tetas de cerda rellenas, nos lo comimos todo. Entonces empecé a tomar pequeñas golosinas, higadillos, riñones, y diminutas salchichas calientes. Se nos ofreció luego la cabeza hendida de un pequeño cabrito que había sido cosidaal vapor, después de eso vimos llegar jamones recubiertos de su blanco tocino con suculentas porciones de cabrito o de cordero tanto hervido como asado y habían coronado todo con intestinos de cabrito y cordero entremezclados. Las liebres, las perdices, los pollos, faisanes, fueron ofrecidos en abundancia. Todo fue servido caliente y acompañado de panecillos blanquísimos y crujientes. Cuando misamigos y yo nos sentimos hartos y bien bebidos los sirvientes se llevaron las mesas y luego los esclavos trajeron jofainas para el lavamanos “.

El culto “symposium”.
No todos los banquetes eran de un lujo ridículo, algunos de ellos eran reuniones intelectuales. Los espartanos llamaban a estas cenas “syssities” y luego en Atenas se les conoció como “symposium” que quería decir más que banquete,reunión de bebedores. Hemos de señalar que los espartanos inventaron una sopa entre nutricia y ritual: el caldo negro. Licurgo, el gran legislador, instituyo un menú para los austeros espartanos, un menú abstemio y monótono, la leyenda dice que el pobre Licurgo fue lapidado y expulsado de esparta después de años de someter a los ciudadanos – y a los ilotas- a sus ideas nutricias. El lúgubre...
tracking img