Historia de mi enfermedad

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 10 (2343 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 8 de junio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Uno...
Dos...
Tres...
Números y más números.
Cantidades, distancias, precios, tiempo.
Contar. Todo en la vida se cuenta, se mide, se pesa.
Segundos, minutos, horas, días, años... la vida. ¿Cuánto dura una vida? 60 años? 80? O simplemente un suspiro...
Que cuantos años tienes, cuanto dinero falta, cuanto tiempo necesito, si tu me amas mucho o poquito.
Y si simplemente dejáramos de medirtodo?
Si olvidáramos los minutos y el tiempo fuera infinito, que tuviéramos días eternos sin números ni nombres. Si amar no fuera mucho o poco, si no simplemente amar.
Que tal si nos dejamos llevar? Olvidar los horarios, los cumpleaños, los meses... que todos los días fueran San Valentín y que Navidad naciera cuando cada uno desee.
Desechar el tiempo. Que un abrazo valga mas que 10 años, que unbeso dure una eternidad.

Mientras pienso en todo esto miro desesperadamente mi reloj esperando que sean las seis para tomarme mi medicamento contra la epilepsia.

Tic, Tac. Tic, Tac. Es increíble que me halla vuelto esclava de un reloj.

Que le pasa a ese Tic Tac cuando uno muere? Se detiene? No. Sigue funcionando. Nada se detiene, y la muerte se convierte en algo normal para un mundo tangrande, al morir todo pierde el valor que tenia, ahí mueren los números para uno. Pero se puede medir la muerte?

Miré el reloj una vez mas observando que solo había pasado un minuto. Maldije, todo mi horario detenido por 600 mg. de espera. Aunque la espera suponía salvar mi vida.

Estaba de mal humor, no había dormido bien. Había sido una noche de premoniciones, como muchas otras, pero esta enespecial me había quitado totalmente el sueño. Tal vez eso tenia que ver con que la persona la cual que había visto morir era la mujer que yo amaba.

Intente convencerme de que no era ella, lo repetí mil veces en mi cabeza, pero sus ojos color topacio que lloraban desesperadamente eran inconfundibles, la veía morir poco a poco en mis sueños, y me dije a mi misma .

Ya estaba acostumbrada aver muchas personas morir día a día, me había vuelto fría e insensible. Pero verla a ella, revivió mi corazón empolvado y sentí la urgencia de hacer algo. Tal vez podría prevenir su muerte, lo había hecho unas 3 veces, pero había sido pura suerte.

Mire el reloj de nuevo; 2 minutos, 40 segundos. Tic Tac Tic Tac.

¿Cómo poder salvarla? Aunque mi pequeño epitafio me revelo algunos datosimportantes, como la hora y el día, no me mostró lo más importante: como iba a morir. Esto suponía un problema para mí, solo me quedaba la opción de mantenerla segura durante la hora acordada.

Tenia otro problema, si su muerte llegaba a ser certera, yo debía decirle lo que sentía. Debía decirle que la quería, por que aunque ella no supiera, yo sé que también me amaba. Si no, entonces por que me mirabafijamente con esos enormes ojos de oro liquido? Lo tenia planeado, al llegar a la oficina la invitaría a salir y...

La alarma sonó. El delicado palito de mi reloj anunciaba las 6 en punto. Trague mi pastilla y salí corriendo hacia mi trabajo.

***

-- me saludo la mujer que servia el tinto todas las mañanas, era pequeña y morena, debía medir metro y medio, pesar aproximadamente 50 Kg ytendría unos 53 años de vida... me dije a mi misma

Seguí hasta la mesa de la secretaria y la encontré ahí sentada, con su espesa mirada y sus pestañas rojizas. Angelical, como siempre. Subió la mirada y no pude evitar sonreír, ella hizo lo mismo.

-Buenos días jefe- su voz ronca me hipnotizaba- En diez minutos tiene una cita en el salón de conferencias, después debe ir a recoger el vestido para lafiesta de mañana, los empresarios de esa firma alemana la esperan a las diez y media en el auditorio, debe revisar los planos de la construcción del centro y por ultimo ha sido invitada a un almuerzo con aquellos jóvenes empresarios interesados en su nuevo proyecto. Desea que le lea sus llamadas?

-No muchas gracias las tomare después.- como dolía pensar que esa maravillosa parlanchina fuera...
tracking img