Historia economica de colombia

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 567 (141654 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 24 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
HISTORIA ECONÓMICA DE COLOMBIA AUTOR: JOSE ANTONIO OCAMPO. COMPILADOR
Prólogo
A Germán Colmenares Colega y amigo Hemos recibido con enorme satisfacción la decisión de la Presidencia de la República de publicar dentro de su Biblioteca Familiar esta obra colectiva. Ella ha tenido una amplia acogida desde su primera impresión hace una década, como texto universitario y de referencia. Esto se hareflejado en las varias ediciones que ha tenido, primero por la Editorial Siglo XXI, y posteriormente, por Tercer Mundo Editores, en todos los casos en coedición con Fedesarrollo. Fue distinguida en 1988 por el Premio Nacional de Ciencias “Alejandro Angel Escobar”. La obra reúne en un solo volumen los avances de lo que ha sido denominada la “Nueva Historia de Colombia”, que revolucionó, desdemediados de los años sesenta, el conocimiento sobre nuestro pasado económico y social. Ofrecemos, así, al estudiante de últimos años de bachillerato, al universitario de cualquier carrera, y al estudioso en general, una visión global del desarrollo histórico de la economía nacional. El libro está estructurado de tal forma que, al tiempo que hace un análisis riguroso del período colonial y del primersiglo de la República, estudia extensamente el siglo XX. Como primicia en esta edición, se incluye un epílogo, en el cual se presentan las transformaciones que ha experimentado la economía colombiana entre mediados de los años ochenta, época en la cual culminó su elaboración, y mediados de los noventa. Cada uno de los siete capítulos y el epílogo ha sido diseñado en forma independiente y puede serutilizado como unidad en sí mismo. La realización de la obra fue iniciativa del editor, cuando laboraba en Fedesarrollo hace una década, y contó con la entusiasta acogida del Banco de la República. Quiero agradecer a dos gerentes generales del Banco, Hugo Palacios y Francisco Ortega, y a dos subgerentes culturales, Juan Manuel Ospina y Darío Jaramillo, el apoyo que brindaron a esta idea. Agradecemostambién el interés en la publicación que ha manifestado a lo largo de los años Santiago Pombo, como director de Siglo XXI de Colombia y Tercer Mundo Editores, y ahora de Juan Gustavo Cobo, director de la Biblioteca Familiar de la Presidencia de la República. Unos meses antes de que saliera a circulación la tercera edición, falleció prematuramente Germán Colmenares, a quien recordaremos siemprecomo uno de los grandes historiadores económicos y sociales de nuestro país. Como amigos, colegas y coautores de este libro, queremos dedicar nuevamente esta edición a su memoria. José Antonio Ocampo Diciembre de 1996

CAPÍTULO I LA FORMACIÓN DE LA ECONOMÍA COLONIAL (1500-1740) GERMÁN COLMENARES

HISTORIA ECONÓMICA Y ÓRDENES DE MAGNITUD Una de las dificultades más comunes con las que tropiezala comprensión de la historia económica reside en la falta de familiaridad con órdenes arcaicos de magnitudes, propios de economías precapitalistas. Esta dificultad induce muy frecuentemente al anacronismo, es decir, a sustituir nuestras propias nociones sobre el tamaño o el valor de las cosas a las nociones mucho más imprecisas de épocas pretéritas. Hay una resistencia natural a aceptar, digamos,la medición de distancias en días o aun en meses, y se prefiere expresarlas en nuestras convenciones decimales. Con ello estamos eliminando muchos elementos que harían posible una verdadera comprensión histórica. Por ejemplo, la dimensión sicológica de la inseguridad que podía experimentar un hombre de los siglos pasados ante la perspectiva de emprender un viaje. Aquí enfrentamos un problema queno consiste sólo en la confusión introducida por sistemas anárquicos de mensura. Un problema más radical se desprende del hecho de que los órdenes arcaicos de magnitud expresaban ante todo relaciones. No es muy intrincado determinar el contenido en gramos de oro de un castellano o su equivalente en pesos de plata o patacones. Pero resultaría absurdo convertir tales denominaciones acomodándolas a...
tracking img