Historia eugenio espejo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 24 (5978 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 3 de agosto de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
ESTUDIOS SOBRE EL DOCTOR EUGENIO ESPEJO
por el profesor Manuel Montero Valdivieso

23

EUGENIO ESPEJO Y SU HISTORIA SOBRE LAS VIRUELAS*
DATOS BIOGRÁFICOS
Fruto humano y bien logrado de la Cordillera Andina es este gran Señor y Médico colonial que me place muy de veras trazar, en enfoque panorámico, su silueta biográfica. Se trata del Dr. Francisco Javier Eugenio de Santa Cruz y Espejo;llamado por antonomasia, “el Indio” o “el Sabio”. Calidades tenía, y en cantidad crecida, de lo uno y de lo otro. Justificados andaban pues –y andan- los supradichos epítetos. Nació él en Quito, en la medianidad del siglo XVIII, un 21 de febrero de 1747; un día que lo cristianaron signándole con el sagrado óleo. Falleció célibe, un 27 de diciembre de 1795, a la edad de 47 años. Era hijo de LuisEspejo, indio neto, cajamarquino. Modesto sirviente primero, practicante de medicina después y, finalmente, Cirujano y Administrador en uno de los hospitales del Quito colonial. La madre fue doña Catalina Aldaz y Larraincar, humilde mestiza: chola (hija de blanco en india), según unos, o mulata, según otros. Dedúcese de esto que, en verdad, el Dr. Eugenio Espejo no fue indio en la rigidez del vocablo,sino más bien mestizo.

ESCRITOR Y PRÓCER
Espejo ha pasado inadvertido en el mundo de las letras y ciencias, e igual decimos en el terreno de los hombres redentores de pueblos. Asiduo combatiente fue de los derechos civiles del hombre y de la soberana libertad de los pueblos a conducir su sacrosanto destino por las normas democráticas. En este sentido estamos nada menos que frente a un prócery mártir indoamericano; el individuo que anduvo fraguando en sigilo absoluto la revolución integral en la América hispana. Y por meterse a redimirla de la atadura peninsular sufrió prisiones, destierros, etc. Motivo por el cual, en el santoral civil de los hombres manumisores de este continente, ocupe él un puesto honorífico y preeminente.
* Trabajo de ingreso a la Sociedad Cubana de Historia dela Medicina. Sesión de 20 de noviembre de 1957.

25

Como escritor, faceta suya muy parvamente popularizada también, se le acreditan una serie de obras de considerable importancia. Espigó en los predios de lo humano y de lo divino con una soltura, erudición y conocimiento substancial de las cosas que es punto sorprendente. Crítico de críticos; panfletista inexorable; censor intransigente;polemista cabal ¡Siempre andaba a la greña con las gentes culteranas de la época, jineteando garbosa y chispeante pluma! Regalo de pasto espiritual son sus páginas. Ellas no la donosura del prosista Montalvo, pero son más substanciosas. Su obra principal en este ramo es El Nuevo Luciano de Quito, donde hace galanía de su cuantioso saber y fino y aguzado espíritu burlesco. Es una crítica ácida contrala latiniparla de la época. Para muestra basta este botón que transcribo: “Deme Vm. Un polvo narítico, Señor Doctor, para emungir las prominentes ventanas de las narices, pues hoy más que nunca se hace necesario evacuar el humor pituitoso de la cabeza, y tener a ésta serenamente dessarrebollada”. La escribió con nombre supuesto: Dr. Xavier de Cía Apéstegui y Perochena. Pese al seudónimo, el Clero,los jesuitas en particular, contra quienes endilgó la sátira sangrienta, pungente, le identificaron sin dilación. Una avalancha atronadora de críticas, amenazas e insultos –toda una andanada de grueso calibre- le cayó encima. Impávido, desde lo alto de su alminar, recogió los improperios, amén de la crítica juiciosa, y ripostó en su Marco Porcio Catón, su segundogénito libro, esta vez disfrazadode Moisés Blancardo. Lo curioso de este último libro suyo es la autocrítica que se hace así mismo. A este extraordinario hombre se le abona en su haber el singular privilegio de ostentar la primogenitura en muchos aspectos de la vida política e intelectual del país: protoprócer y protomártir fue en la brega manumisora; primer periodista y primer bibliotecario, y protomédico también. En sus...
tracking img