Historia secreta

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 192 (47776 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 29 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
HISTORIA SECRETA
DE LA
GUERRA DEL PACIFICO
Edgar Oblitas Fernández
CAPITULO I
1. EL VIRREINATO, CHARCAS Y SU LITORAL EN EL PACIFICO
Sumario: Bolivia y su costa en el Pacifico.- Breve historia del Litoral Boliviano. – Pequeña historia de la invención de una mentira. – Análisis resumido de las principales pruebas que sustentan el derecho de Bolivia.- Nuevos aportes a la prueba boliviana.-Pinochetismo o infantilismo en la interpretación de la historia.- breve refutación de las tendencias afirmaciones del general Augusto Pinochet.- Una infamia desbaratada.- Una prueba definitiva al descubrimiento: Vidal Gormáz desmiente a Pinochet.
Puesta en ejecución la usurpación chilena del Litoral Boliviano, la cancillería de aquel país, comenzó, al mismo tiempo, a hundir una justificación deaquel acto vergonzoso, ante el clamor americano que rechazaba indignado la conquista armada. Naturalmente Chile era señalado entonces, con el estigma de Caín por la forma alevosa y rapaz con que había procedido contra dos países hermanos que no ansiaban sino vivir en paz tratando de salir de la miseria y del atraso.
La cosa no era tan sencilla, sin embargo, pues los historiadores, diplomáticos ypublicistas chilenos tropezaban y siguen tropezando, con montañas de documentos, ordenanzas, títulos y la cartografía de la época que destruían de entrada sus arteros propósitos. No era cosa sencilla borrar de una plumada la historia de cuatrocientos años y sostener con desfachatez que Bolivia nunca tuvo mar, que siempre estuvo encerrada en sus montañas; sin embargo, la avilantes y temeridad araucanalo intentaron desde el momento mismo que pusieron sus plantas en el antiguo territorio que Bolivia había heredado desde épocas precolombinas. Todos los argumentos saturados en sus inicios por los tratadistas y diplomáticos bolivianos con la sencilla exposición de las pruebas exhumadas de los viejos archivos coloniales y de los amarillentos cronicones. Los defensores de los derechos bolivianos notenían que hacer muchos esfuerzos para demostrar la justicia de sus reclamos, pues las pruebas aportadas eran tan firmes, tan convincentes, tan colosales como la cordillera de los Andes. Todas las extravagancias y mistificaciones chilenas que pretendían o pretenden desconocer esta verdad, chocaron y chocaran siempre contra esa muralla formidable de pruebas que gritan al mundo los derechosirrenunciables de Bolivia en la costa del pacifico.
La escuela chilena sostiene esta pueril tesis, sin embargo, no es tan nueva ni tan antigua. Data, como tenemos indicado, de los años en que Chile con el apoyo del imperialismo británico había resuelto apoderarse mediante la conquista armada de todo el litoral Boliviano. En puridad de verdad la ocurrencia suigéneris, había ido madurando al compás sigilosode los avances territoriales de Chile, hasta que don Miguel Luís Amunátegui, un historiador ingenioso de singular facundia, decidió dar forma a la intrépida interpretación acomodada a los intereses de la conquista. En base a las lucubraciones histórico-geográficas de este notable publicista chileno del siglo pasado, a quien no citan debidamente los nuevos tratadistas y pacificologos mapochinos,pese al hecho de ser el verdadero fundador de la corriente, se ha ido elaborando la extravagante tesis que sostiene sin rubor alguno que Bolivia nunca tuvo mar y que siempre estuvo encerada en sus montañas hasta 1825, en que “por un descuido” se dejaron arrebatar dichos territorios y que en 1879 no han hecho otra cosa que “reincorporar” a su soberanía lo que siempre fue de ellos; que la guerra deconquista contra Bolivia y el Perú no era tal sino, una simple acción de “reivindicación”. La tesis adolecía de una simpleza abrumadora. Y, la impostura fue tomando cuerpo hasta llegar a nuestros días, al extremo que, hoy por hoy no hay títere en Chile que no repita esa versión. Desde la escuela primaria hasta la universidad se enseña tal aberración histórica sin el menor escrúpulo. Y como ello...
tracking img