Historia

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1881 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 2 de septiembre de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Poema A Una Rosa de Juan Bautista de Aguirre

En catre de esmeraldas nace altiva
  la bella rosa, vanidad de Flora,
y cuando en perlas le bebió a la aurora
cobra en rubís del sol la luz activa.
De nacarado incendio es llama viva
que al prado ilustra en fe de que la adora;
la luz la enciende, el sol sus hojas dora
  con bello nácar de que al fin la priva.

Rosas, escarmentad: nopresurosas
anheléis a este ardor, que si autoriza,
aniquila también el sol, ¡oh rosas!
Naced y vivid lentas; no en la prisa
os consumáis, floridas mariposas,
que es anhelar arder, buscar ceniza.
De púrpura vestida ha madrugado
con presunción de sol al rosa bella,
siendo solo una luz, purpúrea huella
del matutino pie de astro nevado.

Más y más se enrojece con cuidado
  de brillar más que laencendió su estrella,
y esto la eclipsa, sin ser ya centella
que golfo de la luz inundó al prado.
¿No te bastaba, oh rosa, tu hermosura?
Pague eclipsada, pues, tu gentileza
el mendigarle al sol la llama pura;
y escarmienta la humana en tu belleza,
que si el nativo resplandor se apura,
la que luz deslumbró para en pavesa.

A UNOS OJOS HERMOSOS

Ojos cuyas niñas bellas 
esmaltan milarreboles, 
muchos sois para ser soles, 
pocos para ser estrellas.
No sois sol, aunque abrasáis 
al que por veros se encumbra, 
que el sol todo el mundo alumbra 
y vosotros le cegáis.
No estrellas, aunque serena 
luz mostráis en tanta copia, 
que en vosotros hay luz propia 
y en las estrellas, ajena.
No sois lunas a mi ver, 
que belleza tan sin par
ni es posible en sí menguar, 
ni deotras luces crecer.
No sois ricos donde estáis, 
ni pobres donde yo os canto; 
pobres no, pues podéis tanto, 
ricos no, pues que robáis.
No sois muerte, rigorosos, 
ni vida cuando alegráis;
vida no, pues que matáis, 
muerte no, que sois hermosos.

No sois fuego, aunque os adula 
la bella luz que gozáis,
pues con rayos no abrasáis 
a la nieve que os circula.
No sois agua, ojostraidores, 
que me robáis el sosiego, 
pues nunca apagáis mi fuego 
y me causáis siempre ardores.
No sois cielos, ojos raros,
ni infierno de desconsuelos, 
pues sois negros para cielos 
y para infierno sois claros.
Y aunque ángeles parecéis, 
no merecéis tales nombres, 
que ellos guardan a los hombres 
y vosotros los perdéis.
No sois diablos, aunque andáis 
dando pena a los que vieron, 
queellos del cielo cayeron, 
vosotros en él estáis.
No sois dioses, aunque os deben 
adoración mil dichosos,
pues en nada sois piadosos 
ni justos ruegos os mueven.
Y en haceros de este modo 
naturaleza echó el resto, 
que, no siendo nada de esto, 
parece que lo sois todo.

Carta a lizardo
¡Ay, Lizardo querido!
si feliz muerte conseguir esperas, 
es justo que advertido,
pues naciste unavez, 
dos veces mueras. 
Así las plantas, brutos y aves lo hacen: 
dos veces mueren y una sola nacen.
Entre catres de armiño
tarde y mañana la azucena yace, 
si una vez al cariño
del aura suave su verdor renace:
¡Ay flor marchita! ¡ay azucena triste! 
dos veces muerta si una vez naciste.
Pálida a la mañana,
antes que el sol su bello nácar rompa, 
muere la rosa, vana
estrella de carmín,fragante pompa;
y a la noche otra vez: ¡dos veces muerta! 
¡oh incierta vida en tanta muerte cierta!
En poca agua muriendo
nace el arroyo, y ya soberbio río 
corre al mar con estruendo,
en el cual pierde vida, nombre y brío 
¡Oh cristal triste, arroyo sin fortuna! 
muerto dos veces porque vivas una.
En sepulcro suave,
que el nido forma con vistoso halago, 
nace difunta el ave,
que delplomo es después fatal estrago: 
Vive una vez y muere dos: ¡Oh suerte! 
para una vida duplicada muerte.
Pálida y sin colores
la fruta, de temor, difunta nace, 
temiendo los rigores

A una dama imaginaria

¡Ay fruta hermosa, qué infeliz eres! 
una vez naces y dos veces mueres.
Muerto nace el valiente
oso que vientos calza y sombras viste, 
a quien despierta ardiente
la madre, y...
tracking img