Historia

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1610 palabras )
  • Descarga(s) : 34
  • Publicado : 24 de agosto de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Para adentrarnos en la interpretación marxista de la historia podríamos elegir entre multitud de autores, pues el marxismo, el materialismo histórico, es, sobre todo, una filosofía de la historia. Desde Marx y Engels, pasando por Lenin y Stalin, todos ellos contribuyentes esenciales a esta perspectiva, y llegando hasta especialistas más académicos como Topolsky, Cardoso o Pierre Vilar, tenemosaportaciones considerables tanto en profundidad como en fecunda incursión por cualquiera de los terrenos y etapas del pasado. Hay, sin embargo, otro escritor que merece ser destacado al referirnos a este tema porque reúne una serie de características que, con independencia de la credibilidad del planteamiento, lo hace más apropiado si lo que deseamos es un guía claro, agudo, ameno y sobre todoindependiente (de disciplinas formales, se entiende). Todas estas cualidades las reúne, a nuestro parecer, E. H. Carr. Y no es casual el hecho de su condición de inglés para que aquéllas se den conjuntamente en un solo historiador: forma parte de un estilo, ya conocido, de transmisión de conocimientos que, como alguien dijo, se basa en el axioma de que la sencillez es la cortesía del sabio. Extraña, apesar de ello, que se injerte en la tradición intelectual anglosajona, preferentemente empirista y poco dada a elucubraciones, un historiador que se adentra por caminos hasta entonces transitados sólo por alemanes, franceses o rusos. Pero, como él mismo admitirá por la lógica de su pensamiento aquí expuesto, esa pertenencia a una sociedad donde los condicionamientos de los que parte el historiadorson menores (sin las tensiones que en Francia o Alemania le obligan a una actitud más militante, o con la falta de alternativas que en los países hasta hace poco comunistas enrarecían su atmósfera personal), da a su exposición una agudeza y flexibilidad que le hace más digno de atención.
En un marco de lo más formal (la Universidad de Oxford), y con citas continuas de historiadores ingleses,muchos de ellos predecesores suyos en la misma tribuna, esta serie de conferencias se escalonan siguiendo un hábil procedimiento ascendente para contestar a su propia pregunta que sirve de título al volumen. Como cualquier historiador, tiene que hacer frente, en primer lugar, al problema metodológico, a la definición de su quehacer, a la relación entre los hechos y quien los maneja para darlessentido (''el historiador de los hechos''); la contradicción secular entre quienes siguen el criterio positivista de la sacralidad de los hechos, con el historiador como simple compilador lo más alejado posible de la tentación valorativa, y aquellos que no admiten la posibilidad de este tratamiento objetivo, se salva a juicio de Carr eliminando las barreras artificiales que separan al sujeto(historiador) del objeto (los hechos), sustituidas por la interacción de ambos factores: el primero selecciona hechos (es inevitable porque tiene que partir de hipótesis), pero a su vez los hechos modifican o perfilan la hipótesis, de modo que el trabajo del investigador no se divide tampoco en una primera fase de acumulación de datos y una posterior de ensamblaje y clarificación, sino que los dos niveles seimbrica en un proceso simultáneo, como se intrinca la historia-realidad con la historia-investigación.
Resuelto el primer obstáculo, asalta otro de los escollos más controvertidos: Es la sociedad o el individuo el protagonista de la historia? La conclusión del punto anterior nos adelanta ya la forma en que Carr resuelve ahora el problema: también aquí se produce una interacción: el individuo,los ''grandes hombres'', no son descartables en la dinámica de la historia, pero su actuación no se realiza en estado puro; su pertenencia a una sociedad les hace dependientes, quieran o no, de una realidad externa a ellos, pero que les proporciona los instrumentos de pensamiento y de acción a los que, por su parte, incorporarán su aportación personal: la nariz de Cleopatra no fue en sí un factor...
tracking img