Historia

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 11 (2595 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 27 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
DIARIO DE UN COMBATIENTE DE LA GUERRA DE INDEPENDENCIA 1814 - 1825
Redacción Central   |   redaccion@revistacash.com   |
El Diario de José Santos Vargas, conservado en la "Colección Ruck" del Archivo y Biblioteca Nacionales de Bolivia (ABNB), fue descubierto por Gunnar Mendoza para ilustrar los hechos de la Guerra de la Independencia desde una visión de los combatientes de las guerrillas.ElDiario de José Santos Vargas, conservado en la "Colección Ruck" del Archivo y Biblioteca Nacionales de Bolivia (ABNB), fue descubierto por Gunnar Mendoza, quien, al observar que se trataba de una fuente excepcional y única para ilustrar los hechos de la Guerra de la Independencia desde una visión de los combatientes de las guerrillas sostenidas en Charcas contra los ejércitos españoles, preparó unaedición que apareció, primero, en 1951 (las dos primeras partes) y, después, en 1952 (la tercera y una separata con la versión completa), en la Revista de la Universidad San Francisco Xavier de Chuquisaca.
En esas ediciones, sin embargo, Mendoza publicó la versión incompleta del Diario que cubre el periodo de 1816 a 1821. Pasado algunso años encontró una nueva versión del Diario en manos de unafamilia de Sucre, esta vez completa, que abarca de 1814 a 1825 y que, una vez adquirida por el ABNB, la publicó en 1982 con la editorial Siglo XXI de México. Al encontrarse agotada aquella edición mexicana, la Fundación Cultural del Banco Central de Bolivia, el Archivo y Biblioteca Nacionales de Bolivia y Plural editores tomaron la determinación de realizar una nueva edición del Diario

Todoslos documentos facsimilares y la transcripción |
Diario histórico de todos los sucesos ocurridos en las provincias de Sicasica y Ayopaya durante la Guerra de la Independencia americana desde el anõ 1814 hasta el año 1825
Comentarios
José Santos Vargas, comandante de la Independencia Americana en la guerrilla de Ayopaya-Cochabamba, nació en Oruro el 28 de octubre de 1796 y murió en la localidadde Pocusco, del partido de Mohosa-La Paz alrededor de 1854. Hijo de Blas Mariano Vargas, capitán de caballería del ejército realista y de María Guadalupe Medrano, poco o nada se sabría de su existencia si no hubiera tomado la previsión de escribir un Diario de campaña 1814-1825 con un suplemento de 1828, que conocemos gracias a la transcripción y estudio que hizo don Gunnar Mendoza para publicarloen una prestigiosa editorial latinoamericana el año 1984.
Todavía niño, quedó huérfano de padre y madre, y fue criado hasta los 14 años por una tía abuela de nombre Gregoria Díaz de Alda, la Condo Goya, dueña de un tambo donde el pequeño José Santos encontró su vocación precursora de periodista, escuchando las noticias que traían los arrieros y familiarizándose con el aymara y el quechua, quefueron, junto al castellano, sus idiomas maternos. Como quedara solo nuevamente, pasó a depender de su preceptor, don José Jacinto Quevedo, quien le enseñó a leer y a escribir sin sospechar que le transmitía el instrumento que le daría inmortalidad y gloria literaria. Recuerda entonces que Esteban Arze trató de tomar Oruro poco después del segundo levantamiento de Cochabamba, el 16 de noviembre de1811, cuando gobernaba la plaza el cruel Indalecio González Socasa, quien se había parapetado para resistir el ataque de “los de la Patria”, como dice Santos Vargas. “Yo me quedé en la cancha donde vivíamos —agrega—. Mi maestro don José Jacinto Quevedo se fue con toda su familia a la iglesia de San Francisco con todas sus criadas y criados, y a mí me dejo solito echándome llave a la puertaycalle.Yo, resentido porque a mí solo me dejó como a un criado, me salí por la pared del corral y juntándome con los demás muchachos de la escuela fuimos a ver y jugar con cuetes a la orilla de la población”.
Aquí ya se comienza a apreciar no sólo las dotes de narrador de José Santos Vargas, sino el uso coloquial de formas sintácticas y vocabulario que perviven en el habla cotidiana de hoy. Por fin,...
tracking img