Historias clinicas

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 26 (6498 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 11 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
FORO DE DEBATE

INTRODUCCIÓN A LA SEMIOLOGÍA DE LA EXPRESIÓN i
José M i g u e l Castro
PROF. UNIVERSIDAD DE CANTABRIA TALLERES DE EXPRESIÓN DE BILBAO

Quince años llevaba trabajando, como especialista, en el campo de la expresión y recogiendo casi todo lo difundido desde la pedagogía, la psicología y el arte, acerca del dibujo de los niños, cuando tuve mi primer encuentro con Arno Stern.Pude comprender entonces que, lo que yo creía saber, estaba condicionado por supuestos jamas cuestionados; pues siempre se había relacionado el dibujo infantil con el arte y la comunicación. Por azar, Arno Stern había podido observar sin prejuicios y había hecho posible que se desencadenase el auténtico proceso de la expresión al liberarlo de la comunicación. Había encontrado el origen, la evolucióny las leyes internas que lo rigen y descubierto un código universal y necesidades de expresión que hasta entonces no habían podido manifestarse de forma elaborada. Años más tarde, he podido constatar que esas mismas leyes rigen en otros medios de expresión, la arcilla y el volumen, el cuerpo y el movimiento y que en ellos aparece también el mismo código universal descubierto por Arno Stern en lapintura.

Muy pronto, puede que de forma accidental, el gesto de la mano deja su huella sobre una superficie: el dedo en el vaho de un espejo, o con la cuchara, abriendo un surco en la papilla. Con ello se obtiene un placer inesperado, que suscita el deseo de volver a hacerlo. La comprobación de que se puede realizar otra vez proporciona más placer y aumenta el deseo de seguir repitiéndolo. Dela misma manera, hace miles de años, esto pudo ocurrir en las paredes húmedas de arcilla blanda de alguna cueva; o con un trozo de carbón sobre una roca. Pero sólo de forma eventual. Hoy, sin embargo, los niños tienen papel y lápiz casi siempre a su alcance, y ya desde muy pequeños descubren todos la posibilidad de trazar y el placer que esto les proporciona. Comienzan así, llenos de alegría,atención y esfuerzo, este juego, que se va a intensificar poco a poco y prolongarse durante cierto tiempo. Algunos padres y educadores asistirán emocionados a estas primeras manifestaciones gráficas de sus hijos o alumnos, desconocedores quizás de que dan los primeros pasos en una andadura transcendente y compleja, que podría extenderse a lo largo de toda su vida y que, sin embargo, está prácticamentecondenada al fracaso. Y esto debido, precisamente, a su intervención, tan desacertada como cargada de buenas intenciones.
(Nota de la Redacción) Inauguramos esta sección como medio para potenciar el debate entre profesionales, a partir de los artículos que se publican en Comunidad Educativa. Nuestra intención es establecer un diálogo que permita exponer las diferentes ideas y planteamientos conque cada especialista se enfrenta a un campo determinado. El articulo que este mes presentamos nos ha llegado como reacción al escrito por María Caparros y Míchéle Berger: "El dibujo del niño", publicado en la sección Escuela de Padres, en el nº 233 (mayo, 1996). Sin hacer una crítica expresa a este artículo, el autor propone una visión totalmente diferente, e incluso a veces, contraria a laanterior. J. M. Castro considera superadas las tesis indicadas en el primer artículo, basándose en los últimos estudios y el trabajo conjunto con A. Stern.

Casi todos los niños se inician en este proceso con auténtica pasión. Una misma y profunda necesidad les lleva a trazar ineludiblemente. LOS ORÍGENES DE LA EXPRESIÓN Sus primeros gestos son deudores de sus limitaciones motrices: un giro, rápido,que puede desplazarse en el espacio, gobernado desde el hombro, el codo o la muñeca. Este movimiento, que se repite y superpone, es lo que puede hacer un niño pequeño. Esto coincide con lo que quiere hacer en ese momento y a la vez es, exactamente, lo que necesita hacer. El trazo que resulta de todo ello es el torbellino. (1)

Este equilibrio entre lo que puede, quiere y necesita, le permite...
tracking img