Historicos

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 43 (10624 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 12 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Razón y Fe 22
 
1. Datos bíblicos. 2. Época patrística. 3. Época medieval. 4. El averroísmo latino. 5. Siglos XVI-XIX. 6. Razón y fe en el Conc. Vaticano I. 7. Situación del tema en el siglo XX.
Hablar de r. y fe equivale habitualmente a contrastar las posibilidades, exigencias y adquisiciones del hombre por vía de conocimiento (v.) natural con las posibilidades, exigencias yadquisiciones por el camino sobrenatural de la revelación (v.) divina. Se trata, pues, de dos modos de conocer: por evidencia o demostración (razón) y por la autoridad de Dios que revela (fe); y, con frecuencia,de dos objetos distintos de conocimiento: realidades naturales y realidades sobrenaturales. Las relaciones entre r. y fe plantean una serie de cuestiones fundamentales, debatidas con crecienteinterés y radicalidad en época moderna, pero que tienen una lenta gestación a lo largo de toda la historia, principalmente en Occidente. La aparente antinomia entre r. y fe, la prevalencia de uno de los extremos o la síntesis más o menos armónica de ellos son reflejos del importante tema natural-sobrenatural. En ocasiones la problemática surge dentro del cristianismo, al realizar una ordenaciónracional o una profundización del dato revelado («intellige ut credas»-«crede ut intelligas»); en otras se trata de defender los datos de la fe frente a supuestas exigencias racionales que parecen contradecirlos. Esto explica que el tema r. y fe afecte tanto a la teología dogmática como a la apologética y a la filosofía y otras ciencias: diríase que subyace, en cierto modo, a toda cuestión teológica,e incluso a muchas cuestiones filosóficas. Por otra parte, es evidente que se presenta como una encrucijada de la que depende la orientación de toda la vida, sobre todo en el orden del pensamiento. Aquí se hará un estudio fundamentalmente histórico; para un estudio más sistemático, V. REVELACIÓN IV (Ciencia v Revelación) y los artículos a los que se remite al final.
1. Datos bíblicos. Elproblema surge como consecuencia del contraste entre la revelación bíblica y el pensamiento griego. La religión y la vida toda de Israel se apoya en la fe, como lógica respuesta humana a la revelación divina: en el A. T. es la fe en Dios; en el N. T. es la misma fe ampliada y profundizada por el Hijo de Dios, por Jesucristo y por su mensaje. La sabiduría, tan elogiada por la Biblia, no se contraponea la fe sino que viene a ser la proyección de la misma en la vida. Su fundamento está precisamente en la palabra de Dios. No es fruto del pensamiento humano, sino fundamentalmente de la revelación divina. Por eso es «divina, misteriosa» y no la conoció «ninguno de los príncipes de este mundo» (1 Cor 2,7-8). Por el contrario, el mundo mediterráneo, al que los Apóstoles llevan el mensaje revelado,gravita en torno a categorías racionales: «Los griegos buscan sabiduría» (1 Cor 1,22), que es, por supuesto, sabiduría meramente natural, filosofía, no la sabiduría que proporciona el Espíritu Santo (1 lo 2,20.27). La primera reacción del mundo helénico frente a la revelación es de autosuficiencia y de desprecio. Así, p. ej., «cuando oyeron lo de la resurrección de los muertos, unos se echaron areír, otros dijeron: Te oiremos sobre esto en otra ocasión» (Act 17,32). Cristo crucificado era «escándalo para los judíos, locura para los paganos», de suerte que entre los primeros cristianos no abundan los «sabios según la carne» (1 Cor 1,24.26). Así se explica que en el N. T. la preocupación por destacar el hecho básico de la revelación y el papel que juega la gracia como determinante de la fesuscite cierta desconfianza con respecto a la razón. Tanto más cuanto que los frutos de una organización del mundo al margen de la revelación eran realmente amargos (cfr. Rom 1,18-32). S. Pablo recomienda: «Mirad que nadie os engañe con filosofías falaces y vanas, fundadas en tradiciones humanas, en los elementos del mundo y no en Cristo» (Col 2,8). La base firme del cristiano es la fe. La...
tracking img