Historoa del derecho

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 73 (18043 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 1 de febrero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
LLEGANDO A NUESTROS SENTIDOS
Comunicación y expresión jurídica en las culturas escénicas
(Tomado de Internet. Trad. JL.ARAMBURO)
http://www.law.pitt.edu/hibbitts/ctos.htm

Bernard J. Hibbitts. Decano Asociado para las Comunicaciones y las Tecnologías de la información de la Universidad de Pittsburgh

Ellos tienen... ojos, pero no ven
Ellos tienen oídos, pero no oyen
Ellos tienen manos,pero no sienten
Salmos 115; 5-7

Abstract

Este artículo examina cómo las culturas que tienen poca o ninguna experiencia con la escritura (“culturas escénicas”) comunican y expresan sus contenidos jurídicos mediante el uso orquestado de los sentidos físicos. La parte II examina qué tanto los distintos sentidos -el oído (sonido), la vista, el tacto, el olfato y el gusto- son usados paraapoyar la experiencia cultural y jurídica de las sociedades basadas en la actuación. La parte III considera cómo y por qué los miembros de las culturas escénicas “actúan”, esto es, usan y combinan varios medios sensoriales en mensajes individuales, y describe cómo y por qué usan la misma estrategia en la expresión jurídica. También considera cómo la información es distribuida entre los diferentescomponentes sensoriales de la actuación y declara qué significa tal distribución para nuestra interpretación de la cultura y del derecho escénicos. La conclusión de este ensayo ofrece algunas hipótesis particulares concernientes a las características más profundas de la actuación escénica para para las prácticas culturales y los valores jurídicos de las sociedades que ella domina.

I. IntroducciónAunque los días de su predominio en nuestra cultura están contados, la palabra escrita todavía da forma a nuestras vidas. Por ser inmutable, ella preserva los detalles de nuestros pensamientos y nuestra experiencia contra las insuficiencias de nuestra memoria. Incluso si podemos olvidar lo que dijimos o pensamos alguna vez, podemos acordarnos de aquellas cosas completa y exactamente como lasregistramos. Por ser transmisible, el escrito nos permite comunicarnos a grandes distancias con las personas que no podemos ver ni oír. Como resultado, nuestra búsqueda de conocimiento no está solo respaldada ni por el rango limitado de nuestra movilidad personal, ni por el parroquialismo de nuestros amigos y conocidos. Por ser a la vez duplicable y durable, la palabra escrita nos permite contactara muchasd personas, que no podr{iamos conocer en nuestro diario vivir. Reproducida en un número prácticamente ilimitado de copias, puede llegar a multitud de nuestros contemporáneos; difundida de esta forma, mantiene una probabilidad de perdurar (al menos en una copia) lo suficiente para influenciar a posteriores generaciones. Al mismo tiempo, puede traernos las ideas de una cantidad depersonalidades presentes y pasadas.
[1.2] La palabra escrita ha sido tan poderosa en nuestra sociedad que ha condicionado nuestro vocabulario en general. El castellano del siglo veinte está lleno de expresiones que de alguna forma se refieren tanto al escrito como a su análogo mecánico moderno, el impreso. Cuando un evento es inevitable, decimos que “está escrito”. Cuando estamos convencidos de que alguienva a perder un pleito o una carrera, “le ponemos la firma”. Cuando algo es obvio, decimos que está en “negro y blanco”, los colores de la página impresa. Cuando queremos que alguien aprecie el significado más profundo de un evento, le pedimos que “lea entre líneas”. En las revistas académicas muchos estudiosos interpretan el mundo y sus fenómenos sociales e intelectuales como tantos otros“textos”. Las expresiones derivadas del escribir y el imprimir han llegado a ser especialmente populares en los medios textualmente asfixiados del derecho. Los estudiantes de derecho dicen frecuentemente que el derecho en la realidad es la “letra menuda”. Un policía que hace a un sospechoso todo tipo de acusaciones, se dice que “le ha botado el libro”. Un juez cuidadoso se supone que ciña a “la letra...
tracking img