Hola

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 15 (3593 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 12 de septiembre de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Algunos de los problemas más importantes que enfrenta nuestra sociedad a día de hoy, tienen que ver directamente con la dificultad que tenemos, como seres caídos, para relacionarnos con otras personas: violencia de género, acoso profesional, abusos sexuales, niños perseguidos por sus compañeros de clase y podríamos seguir poniendo ejemplos. Como decía el teólogo Francis Schaeffer[1] “la caída haalienado al hombre no sólo de Dios, sino también de sí mismo y de las demás personas”. Es significativo que la primera reacción de Adán y Eva tras la caída, fuera exculparse a si mismos y buscar a otro para señalarle como culpable. En definitiva, somos pecadores que no sabemos vivir en comunidad, que cuando intentamos relacionarnos con los demás, más allá de las relaciones superficiales decortesía, si nuestro contacto es suficientemente prolongado, nuestro pecado hace que choquemos, que nos enfrentemos, que nos acusemos, que sintamos celos, envidia, o ira, que nos hagamos daño y nos cueste soportarnos.
En profundo contraste con esta situación, de cuya realidad puede dar fe el contenido de cualquier telediario o página de sucesos (esposos que matan a sus esposas, hijos que huyen de sucasa, padres y madres que maltratan a sus hijos) en el texto que hemos leído esta mañana, Pablo describe el nuevo comportamiento que debe caracterizar a ese nuevo hombre que ha muerto al pecado para resucitar espiritualmente y vivir en comunión con Cristo, y lo describe como algo radicalmente distinto.
La vida del hombre nuevo debe ser, lógicamente, una vida nueva caracterizada por una capacidadrenovada para relacionarse con el prójimo. Una relación con el prójimo que el apóstol describe primero de forma negativa como una forma de comportarse que renuncia a la fornicación, la impureza, las pasiones desordenadas, los malos deseos, la avaricia y se despoja también de la ira, el enojo, la malicia, la blasfemia, las palabras deshonestas y la mentira. Me temo que no absolutamente, sino el apóstolno tendría necesidad de exhortar a los Colosenses a que se despojaran de estas cosas, pero sí en potencia, en capacidad de cambio, como comportamientos que pertenecen al viejo yo, que por lo tanto ya no deben representar el patrón normal de nuestra vida y que deben ir muriendo inexorable y definitivamente conforme el cristiano madura y crece en santidad de vida.
En cambio, en forma positiva, lavida del nuevo hombre debe estar caracterizada por una entrañable misericordia, por la benignidad, la humildad, la mansedumbre, la paciencia, por el soportar y perdonar al prójimo siguiendo el modelo del perdón que hemos recibido de Cristo, y sobre todo, por el amor, la paz y el agradecimiento. Por desgracia también, si este fuera el comportamiento constante de cada uno de nosotros, tampocotendría el apóstol necesidad de exhortarnos al mismo.
Sin embargo, es verdad que esta es nuestra nueva capacidad en Cristo, esta es la nueva vida para la que hemos nacido del Espíritu y no constituye un ideal inalcanzable, sino que el Señor nos lo demanda en nuestra vida diaria, y nos lo demanda porque nos ha dado, por medio del Espíritu Santo que mora en nosotros, la capacidad de verlo realizado ennuestras vidas.
Ahora bien, en ningún lugar se hace más evidente la dificultad y el reto que supone poner en práctica los principios de la nueva vida, que ese hombre y mujer nuevos tienen en Cristo, que en el seno de la familia. La vida familiar es la gran piedra de toque. El contexto en el que se pone de relieve, a veces para vergüenza nuestra, el grado de nuestra madurez en Cristo. El lugar dondelas virtudes de la misericordia, la benignidad, la humildad, la mansedumbre, la paciencia y nuestra capacidad de soportar y perdonar, se ponen a prueba diariamente. Sencillamente por eso, es muy apropiado que el Espíritu Santo, tras inspirar a Pablo el pasaje hasta el versículo 17 del capítulo 3, pase a hablar de lo que la entradilla de algunas de nuestras Biblias definen como los “deberes...
tracking img