Hola

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 86 (21314 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 5 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Beladrich, Gonzalo María Bolivia - Relatos de un cinéfilo en viaje-1a ed.Buenos Aires: Beladrich, Gonzalo María, 2008. 128p.; 13,5 x 19,5 cm. ISBN 978-987-05-4664-1 1. Narrativa Argentina. 2. Novela. I. Título CDD A863

de Gonzalo Beladrich

BOLIVIA

www.bolivia-lanovela.com.ar

© 2008, Beladrich, Gonzalo María. Ilustración de tapa: Gabriel Rud / www.gabrielrud.com.ar Diseño ydiagramación: Carla Gnoatto / www.carlagnoatto.com.ar Diseño web: Nacho Jankowski / www.jij.com.ar Bolivia Primera edición, Buenos Aires, 2008 128p.; 13,5 x 19,5 cm. ISBN 978-987-05-4664-1 Queda hecho el depósito que marca la ley 11.723 Impreso en Argentina, Buenos Aires, 2008. Printed in Argentina.

Dedico esta novela a dos personas que involuntariamente la inspiraron: Ezequiel y Dani Y a Guiye, compañerode ésta y otras rutas

PRÓLOGO
por Dani Umpi

SIEMPRE IR

La fascinación de ser extranjero, de estar de paso,

7

recolectando y conservando el tiempo en frases, en fotos, en imágenes fragmentadas, captadas desde varios ángulos, varios lentes, decenas de primeros planos… Pasear con los sentidos atentos, alerta a los detalles novedosos, a descubrir algo nuevo que se enfrente y puedamás que la imaginación. Maravillarse con las puestas de sol, la hospitalidad de los lugareños, los perfumes, los idiomas… Comprobar que es único ese momento, ese espacio del que todos hablan, repitiendo lo mismo miles de veces… Sentir que se reinventan los mapas, que somos los primeros en pisar un suelo que tiene vida desde hace miles de años.

Las crónicas de viaje, como género literario, generanuna pasión inusual porque nunca se han estancado en la mera narración y descripción, ni resistieron la tentación de mezclarse con el género autobiográfico, con el diario íntimo y la reflexión existencialista. Tampoco le pusieron un muro a la poesía o la crónica periodística porque, justamente, son relatos abiertos, permeables, que van y vienen de un universo a otro. Desde conquistadores enexpediciones a historiadores excelsos, pasando por antropólogos curiosos y los coolhunters hambrientos de hoy en día, la minuciosa descripción de los paisajes y situaciones vividas por un viajante, también es una ventana hacia adentro, un espacio extranjero probablemente creado para que se manifiesten emociones y reflexiones “interiores”. “Viajé para

encontrarme conmigo mismo” no es una frase que sueneextraña.

sorpresa, hice el mismo recorrido que el protagonista e incluso llegué a pedir hospedarme en el mismo hotel de Potosí. Por momentos sentía

El asombro y el cuestionamiento de las costumbres ajenas que suele experimentar quien juega a ser nómada, es un espejo de lo propio, de lo reconocible. El sentirse extraño en otra tierra no hace más que recordar de dónde se viene, las cosaspendientes por hacer, sin resolver. Son crónicas emotivas, en constante exaltación frente a los estímulos, pero
8

que lo espiaba, que lo seguía como un psicótico por esas callecitas llenas de perros que no ladran (¿será por la altura?), escribiendo mi propia novela. Me encantó descubrirme en su discman compartiendo espacio en la selección de los auriculares con artistas tan selectos. Cada tantoaparecían en su historia lugares que me resultaban aún más familiares que las calles de Potosí. Por ejemplo, una noche, hace meses, terminé durmiendo en esa casa de Yicos que describe tan bien, pero me fui a primera hora de la mañana, así que no llegué a conocerlos a todos. Fui un fantasma que pasó por ahí sin ver mucho que digamos. Esa sensación de fantasma despistado la siento todo el tiempo en“Bolivia”, incluso los pasajes de Montevideo, la ciudad donde vivo y donde me cuesta imagi9

buscando, fundamentalmente, un aprendizaje que explique situaciones ya vividas, que complete un álbum de figuritas. Los más ricos personajes que aparecen en las crónicas de viaje probablemente sean los secundarios, breves y fugaces, definidos en pocos trazos, que aparecen y seducen por su exotismo pero que...
tracking img