Hola

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 178 (44307 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 18 de enero de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Prólogo

Las catorce asesinas de este libro tienen algo en común: esperaban para sí mismas un destino mejor. Como casi todas las mujeres del mundo, creían que sus virtudes les despejarían el camino de las miserias cotidianas. Y, como casi todas las mujeres del mundo, vieron que sus vidas estaban tomando un matiz que poco tenía que ver con lo que habían imaginado.
Pero mientras hay quienesaceptan la derrota con cierta soltura y hasta con resignación, otras se vuelven violentas, enloquecidas, tremendas.
Frente a la infidelidad de un marido, algunas lloran, arman un escándalo y amenazan con abandonarlo. Otras, lo rocían con ácido. Algunas se sienten traicionadas por una amiga y dejan de hablarle, otras le parten la cabeza con una piedra.
Estas catorce mujeres también están hastiadas depequeños detalles: ir a hacer las compras todos los días a un mercado deprimente, saber que cada noche el marido estará instalado frente al televisor, lidiar con hijos fastidiosos, tomar colectivos, preparar sopas. La lista es infinita.
Un día, una mujer se despierta y advierte que no se casó con el hombre que de verdad amaba sino con el que aceptó casarse con ella. Es probable que ya llevenjuntos veinte años, y que de todo ese tiempo no pueda rescatar más que tres o cuatro días de felicidad. Puede ser que se absuelva a sí misma y culpe al marido por su propia desdicha: acaso lo elimine, disolviendo veneno en el café con leche que le prepara a la mañana. O bien, puede conseguirse un hombre adicional. Pero a estas mujeres en particular, las cosas invariablemente se les complican: losesposos se enteran, los porteros las descubren, los vecinos las delatan.
En 1973, una mujer fea y vieja mató a su amante, lo cortó en pedazos e hizo de él empanadas árabes. Lo asesinó porque amenazaba con contarle todo al marido. De la historia se desprenden dos lecturas fundamentales: que una mujer puede ser capaz de todo, incluso de matar de la manera más cruenta, y que hasta las menos atractivaspueden conseguirse un amante. Esta asesina demostró una capacidad sorprendente para el crimen. Ningún hombre lo podía haber hecho mejor. Acaso actuaba impulsada por una visión femenina de la vida: en su descuartizamiento tal vez estaban presentes siglos de humillaciones, de desigualdades, de conquistas que nunca terminan de afianzarse. Un espíritu justiciero sobrevuela, a veces, estos actosatroces. La esposa que día tras día tiene que pedirle al marido la plata para el pan y la leche, puede terminar odiándolo. Ya lo dicen en España: el que lleva la plata a la casa es el que cuenta los chistes. A veces la esposa se harta de escuchar siempre los mismos chistes, o simplemente quiere contar uno ella.
Pero no se trata de hombres contra mujeres. Cuando alguien mata a alguien, el géneromasculino-femenino es secundario. Las historias familiares de las mujeres asesinas suelen ser patéticas. Una madre ahoga con la almohada a sus dos bebés, pero antes, en su propia infancia, estuvo a punto de ser estrangulada por su propia madre. Otra mujer envenena al marido –los crímenes por envenenamiento son los más usuales entre mujeres– porque la obligaron a casarse con él a los catorce años.
Una delas protagonistas de este trabajo es una mujer que sospecha de todas las mujeres que se le acercan a su marido. Pero no sólo es desconfiada: está presa del delirio. Ni su marido ni su psiquiatra la toman en serio. Mientras tanto, ella se obsesiona con una supuesta rival. Quiere saber si es o no la mujer que se acuesta con su hombre. En su locura, usa una lógica implacable: le pide los documentosuna y mil veces hasta que toma una decisión criminal. Dentro de todo, y entre comillas, envío mis respetos a esa mujer desquiciada que lucha a su manera por la verdad.
Otro dato a tener en cuenta: una vez que empiezan la faena, no pueden detenerse. Cuando se deciden a clavar el cuchillo siguen clavándolo hasta que se les acaba la fuerza. Un solo tiro a la cabeza no basta: hay que asegurarse,...
tracking img