Holaa

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 95 (23697 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 19 de diciembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Historia e imaginación literaria
Las posibilidades de un género
Noé Jitrik

Editorial Biblos, Buenos Aires, 1995

La paginación se corresponde con la edición impresa. Se han eliminado las páginas en blanco.

I UN ACERCAMIENTO TEÓRICO A LA NOCIÓN DE “NOVELA HISTÓRICA”

Se trataría de entrar en esa especie, que algunos consideran “género”, denominada “novela histórica”, no sólodescribiendo algunos de sus ejemplares para obtener rasgos generales, como lo hace Lukács en su célebre libro, sino postulando cierta teoría; para ello es preciso, ante todo, renunciar a la esperanza de un modelo único de comprensión. En lo que sigue intentaré rodear este objeto desde diferentes encadenamientos, en la idea de que determinados aspectos que se van destacando dan lugar a problemas que espreciso asumir. Partiré de los términos mismos que designan una noción vivida no sólo como muy precisa sino también como operante e, inclusive, como única salida a la crisis de la narración contemporánea.

1. EL ACUERDO DE DOS TÉRMINOS CONTRAPUESTOS

Así, la fórmula “novela histórica”, que parece ser muy clara, puede ser vista, desde la perspectiva de la imagen que presenta, como un oxímoron. Enefecto, el término “novela”, en una primera aproximación, remite directamente, en la tradición occidental, a un orden de invención; “historia”, en la misma tradición, parece situarse en el orden de los hechos; la imagen, en consecuencia, se construye con dos elementos semánticos opuestos. Más adelante veremos que el
9

oxímoron se diluye pero, ahora, constituye un punto de partida paracomenzar una reflexión. Pero la imagen no es natural sino que es construida, es decir que es un producto histórico que, luego, tiene su propia historia; esto quiere decir que la reunión de ambos términos se produce en virtud de cierta, y también datada, autorización filosófica, o sea un sistema de pensamiento que favorece —yo digo “autoriza”— que se reúnan términos tan disímiles no sólo sin que hayaescándalo sino que se comprenda perfectamente lo que se quiere hacer con tal reunión. Por supuesto, en igualdad de condiciones, un oxímoron poético no necesita de tal autorización porque tiene el respaldo de una retórica; la autorización se requiere cuando se trata de prácticas, como es el caso. Y bien, la autorización que nos interesa se produce a fines del siglo XVIII a través de un concepto, el“historicismo”, en el que culmina y se concreta el paso del racionalismo kantiano al romanticismo o prerromanticismo filosófico hegeliano, a través de Herder. Y, por el lado de la literatura, la autorización proviene de que se ha impuesto la idea de “ficción”, que se venía preparando desde hacía un tiempo. En cuanto a esta noción, hay que decir que para muchos es algo así como eterna, equivalente ainvención, no sometida a modulaciones históricas ni producto de determinadas condiciones históricas; yo creo, por el contrario, que es un sistema de procedimientos por medio del cual se trata de dar una forma más precisa a la verosimilitud; por esa razón, al triunfar como idea–instrumento se sobrepone a la novela misma y la designa pero este triunfo es relativamente reciente; como sistema es ignorado,por ejemplo, en el siglo XVIII y con mucha mayor razón antes: en Cervantes se trata de invención —de la que habla también Góngora—, no de ficción. Ahora bien, la ficción, como idea, atañe a la novela y aparece en escena casi al mismo tiempo que el
10

historicismo; no es de extrañar que entre ambos términos se haya establecido una conexión y haya tomado forma la expresión “novela histórica”.En ese sentido, la novela histórica, no ya la fórmula, podría definirse muy en general y aproximativamente como un acuerdo —quizá siempre violado— entre “verdad”, que estaría del lado de la historia, y “mentira”, que estaría del lado de la ficción. Y es siempre violado porque es impensable un acuerdo perfecto entre esos dos órdenes que encarnan, a su turno, dimensiones propias de la lengua...
tracking img