Hombre rayo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1809 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 14 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Hombre hecho Rayo

Autor: Jorge Hernán Gómez
Artículo publicado en Revista Diners, Enero 2001

 Hace veinte años fundó un museo que algunos llamaron locura. Omar Rayo recuerda las anécdotas que definieron su vida y lo llevaron a la pintura, al amor y a la aventura de ser genial. Recorrido por la vida de un hombre que es tormenta. De Roldanillo (Valle), y ahora Japón, la China, la India...***  El hombre de 72 años que observa desde el piso 21 de un edificio del centro de Bogotá a una decena de obreros que aparentan trabajar y buscan perezosos la sombra, es también el niño de tres años que dibuja con un trozo de carbón, en la pared de una casa en Roldanillo, la sombra mágica de su perro llamado Sombra.

Es el mismo hombre que acaba de pasar de los cincuenta años, el artistaterco que quiere que su pueblo, provincia ente las provincias escondido entre los pliegues del Valle del Cauca, tenga un museo de arte que lleve su nombre, un museo para campesinos y beatas, para derrotar al olvido. Y es así mismo el caricaturista recién salido de la adolescencia que emprende un viaje de aventuras, a la manera de un personaje de Julio Verne, por toda Surarmérica, entre indígenas delAmazonas y embajadores del Paraguay, jovencitas que lo raptan y médicos que lo utilizan como conejillo de Indias.

‘Ese soy yo, Omar Rayo. Soy mil Rayos y uno solo. Soy una tormenta enorme que a v
eces espera en silencio, escondida entre las nubes, para atacar con los truenos del ingenio. Soy el Rayo que pinta formas mágicas que respiran. El Rayo que alguna vez vio un duende tras losarrayanes. Rayo triunfador, Rayo razonador. Rayo que piensa en grande y que ama a Colombia. Rayo perseguido por el número ocho y por la felicidad. Rayo que golpea con fuerza en Roldanillo, Nueva York y Hong Kong. Rayo desde la eternidad y hasta el infinito...".

Omar Rayo fue el niño... "Si todavía lo sigo siendo, todavía soy un niño", se defiende con su sonrisa infantil, con su sonrisa antigua, sonrisade mil años Ómar Rayo fue el niño que descubrió un día a su perro Sombra dormido de pie, como un dios egipcio, frente a una pared de su casa. Omar no había vivido aún mil doscientos días, pero la sombra que proyectaba el animal lo dejó estupefacto, corno si la eternidad danzara sólo para él. Salió corriendo hasta el fogón de la cocina y volvió con un tizón de carbón. Dibujó la sombra del perro enla pared. Esa fue su primera obra de arte. Y recibió también la primera crítica de arte, una sonora y dolorosa palmada de su mamá por haber ensuciado la pared.

Su primera obra desapareció en Roldanillo, pues la pared fue lavada de inmediato por la implacable crítica. También en Roldanillo se encuentra la obra definitiva de Rayo, la que guardará su nombre para el futuro, la que cumple veinteaños y cumplirá algún día veinte siglos. "Es mi hijo bobo. Un museo sólo puede ser un hijo bobo y espero que la gente de Roldanillo y de Colombia algún día lo quiera tanto como yo".

El Rayo generoso le regaló ese museo a su pueblo en enero de 1981. Proyecto que alguna vez sonaba a utopía, locura y desvarío, y que se convirtió en un pequeño sol radiante de cultura, diálogo permanente y siempreinconcluso entre el artista y sus espectadores. Cada uno de ellos. El lustrabotas que lo reté, después de la presentación en el museo de la primera exposición gráfica de Picasso en Latinoamérica, a traer a Dalí o a Miró.

El niño que trató de pinchar con una aguja uno de sus cuadros, uno de esos mundos geométricos que parecen inflados, como si respiraran, como almohadas de) arte que se niegan apertenecer al mundo plano, sólo por ver si podía desinflarlo. Incluso el sacerdote que lo acusé de haber oficializado la entrada de Satanás en Roldanillo, por obra y gracia de una exposición del siempre erótico Leonel Góngora, quizás la más visitada por los sorprendidos y sonrientes habitantes del pueblo.

Rayo y Roldanillo (Valle). Es la misma historia de García Márquez y Aracataca, o la de...
tracking img