Homero manzi militante de la causa nacional

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 9 (2022 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 25 de abril de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
HOMERO MANZI: Militante de la Causa Nacional
Por Daniel Eduardo Galasso

“Nos dicen que hay una cosa intocable entre los distintos eslabones de la economía: el gran capital, especialmente cuando se trata de accionistas extranjeros, y por eso es necesario crear la mentalidad opuesta, la mentalidad nacional, que frente a ese argumento diga sencillamente esto: ¡que se vayan a laputa que los parió esos accionistas!”

Seguramente las expresiones transcriptas no formarán parte de antología alguna rerferida a este santiagueño de Añatuya que se llamó Homero Nicolás Manzione Prestera, más conocido como Homero Manzi. El costado más difundido a nivel popular dirá que aún vive entre nosotros cuando alguien silba la melodía de “Malena”, de “Ninguna” o de “Sur”.Y si bien es cierto que sus creaciones residen en el bagaje colectivo que contribuyera a consolidar una identidad porteña a través de su poética, no resulta menos certero afirmar que el mundo creativo de Manzi descansa sobre una sensibilidad traída desde el origen de sus días, a partir de la cual las letras de tango han sido el canal expresivo más conocido por la sociedad.Los hombres sensibles suelen no descuidar las reflexiones que su ser y estar les motiva, y el ser y estar de Manzi fueron el país que habitaba y su destino. Dispuesto a dar batalla en ese terreno, funda a los diecisiete años un Ateneo de la Unión Cívica Radical (1924), por ese entonces partido gobernante bajo la gestión del Dr. Marcelo T. de Alvear que sucediera a HipólitoYrigoyen en el ejercicio de la Primera Magistratura.

Las crónicas más difundidas dirán que para ese entonces, Homero se compenetraba cada vez más con los paisajes de Boedo y Pompeya, cercanos a su casa de Danel y Av. Garay y que ya había compuesto su primer obra, el vals “Por qué no me besas” musicalizado por Francisco Caso. No obstante, a la par del descubrimiento de las vivenciasurbanas de los barrios con “la luna chapaleando sobre el fango”, el sentimiento yrigoyenista y la conciencia política corrían paralelas en el intelecto y el sentir de ese joven que cursaba estudios en la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires y dictaba las cátedras de Castellano e Historia en los Colegios Domingo Faustino Sarmiento y Mariano Moreno.

Elyrigoyenismo de Manzi no fue una simple simpatía política. Fue un compromiso militante que irá desarrollando progresivamente en su vida. A tal punto, que Arturo Jauretche, el creador una sociología nacional y el desmitificador de las “zonceras argentinas”, expresará que “mucho de mi yrigoyenismo se lo debo a Homero Manzi, que tenía 20 años por esos días. Él me dio una de las explicaciones más orgánicas ytal vez más poéticas del caudillo y de lo que significó.”

El golpe de estado del 6 de Septiembre de 1930 que diera por tierra con el gobierno de Yrigoyen e inaugurara el lamentable ciclo de intervenciones militares sobre gobiernos constitucionales, lo encuentra ideológicamente erguido para saber qué vereda debe ocupar ante tal circunstancia histórica. Así, participa de laresistencia yrigoyenista contra la dictadura del General Uriburu y contra el gobierno ilegal del General Agustín P. Justo.

Su militancia por la causa nacional y popular lo lleva a conspirar, a fabricar explosivos caseros y a dar con sus huesos en la Penitenciaría Nacional de la Avenida Las Heras, lugar que años después también albergará al General Juan José Valle por intentar oponerse a otradictadura militar. Su casa de Garay y Danel se convertirá en un espacio clandestino no sólo de oposición a la dictadura gobernante, sino de debate acerca del rol que el yrigoyenismo debía adoptar ante la desviación ideológico-política que el alvearismo había impuesto al radicalismo.

Mientras tanto, la recomposición del movimiento nacional y el retorno a la legalidad institucional...
tracking img