Homilia de benedicto para la cuaresma 201

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 15 (3576 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 23 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
11 Homilía de Benedicto XVI en la misa del Miércoles de Ceniza, e inicio de la Cuaresma 2011 | | |
-------------------------------------------------
Principio del formulario
miércoles, 09 de marzo de 2011 |
Convertir el corazón hacia los horizontes de la gracia: homilía del Papa en la misa del Miércoles de Ceniza, celebrada en la basílica de Santa Sabina en el Aventino (Roma,9-3-2011) Queridos hermanos y hermanas: Iniciamos hoy el tiempo litúrgico de Cuaresma con el sugestivo rito de la imposición de las cenizas, mediante el cual queremos asumir el compromiso de convertir nuestro corazón hacia los horizontes de la gracia. Por regla general, según la opinión común, este tiempo corre el peligro de verse connotado por la tristeza, por la monotonía de la vida. Por el contrario, es undon preciado de Dios; es tiempo fuerte y denso de significados en el camino de la Iglesia; es el itinerario hacia la Pascua del Señor. Las lecturas bíblicas de la celebración de hoy nos proporcionan indicaciones para vivir con plenitud esta experiencia espiritual. «Convertíos a mí de todo corazón» (Jl 2, 12). En la Primera Lectura, tomada del profeta Joel, hemos escuchado estas palabras, con lasque Dios invita al pueblo judío a un arrepentimiento sincero y no aparente. No se trata de una conversión superficial y transitoria, sino de un itinerario espiritual que afecta profundamente a las actitudes de la conciencia y supone un propósito sincero de contrición. El Profeta se inspira en la plaga de la invasión de la langosta, que se había abatido sobre el pueblo destruyendo las cosechas,para invitar a una penitencia interior, a rasgarse el corazón, no las vestiduras (cf. 2, 13). Se trata, pues, de adoptar una actitud de conversión auténtica a Dios –volver a él–, reconociendo su santidad, su poder, su majestad. Y esta conversión es posible porque Dios es rico en misericordia y grande en el amor. Es la suya una misericordia regeneradora, que crea en nosotros un corazón puro, nosafianza con espíritu generoso, devolviéndonos la alegría de la salvación (cf. Sal 50, 14). Y es que Dios, como dice el Profeta, no se complace en la muerte del pecador, sino en que se convierta y viva (cf. Ez 33, 11). En nombre del Señor, el profeta Joel ordena que se cree un ambiente penitencial propicio: hay que tocar la trompeta, convocar a la asamblea, despertar las conciencias. El períodocuaresmal nos propone este ámbito litúrgico y penitencial: un camino de cuarenta días en el que experimentar de manera eficaz el amor misericordioso de Dios. Hoy resuena para nosotros la llamada: «Convertíos a mí de todo corazón»; hoy somos nosotros los llamados a convertir nuestro corazón a Dios, siempre conscientes de que no podemos realizar nuestra conversión solos, con nuestras propias fuerzas, pueses Dios quien nos convierte. Él nos ofrece una vez más su perdón, invitándonos a volver a él para darnos un corazón nuevo, purificado del mal que lo oprime, para hacernos partícipes de su alegría. Nuestro mundo necesita ser convertido por Dios, necesita su perdón, su amor, necesita un corazón nuevo.  «Os pedimos que os reconciliéis con Dios» (2 Cor 5, 20). En la Segunda Lectura, San Pablo nosproporciona otro elemento para el camino de la conversión. Invita el Apóstol a apartar la mirada de él y a centrar la atención, en cambio, en aquél que lo ha enviado y en el contenido del mensaje del que es portador: «Nosotros actuamos como enviados de Cristo, y es como si Dios mismo exhortara por medio de nosotros. En nombre de Cristo os pedimos que os reconciliéis con Dios» (ibíd.). Un enviado repitelo que ha oído pronunciar a su señor, y habla con la autoridad que ha recibido y dentro de los límites que se le han indicado. Quien desempeña el cometido de enviado no debe llamar la atención sobre sí mismo, sino ponerse al servicio del mensaje que ha de transmitir y de quien lo ha mandado. Así actúa San Pablo al desempeñar su ministerio de predicador de la palabra de Dios y de apóstol de...
tracking img