Homo-videns

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 85 (21025 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 18 de julio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
ÍNDICE Prefacio Prefacio a la segunda edición italiana Prefacio a la nueva edición italiana La primacía de la imagen 1.Homosapiens 2. El progreso tecnológico 3. El vídeo-niño 4. Progresos y regresiones 5. El empobrecimiento de la capacidad de entender 6. Contra-deducciones 7. Internet y «cibernavegación» La opinión teledirigida 1. Vídeo-política 2. La formación de la opinión 3. El gobierno delos sondeos 4. Menos información 5. Más desinformación 6. También la imagen miente ¿Y la democracia? 1. Vídeo-elecciones 2. La política vídeo-plasmada 3. La aldea global 4. El demos debilitado 5. Regnum hominisy hombres bestias 6. La competencia no es un remedio 7. Racionalidad y postpensamiento Apéndice 1. El huevo y la gallina 2. ¿Qué ciudadano 3. Democracia continua y democracia deliberativa 4.Competencia y Auditel 5. Nos ahogamos en la ignorancia 6. Del vídeo-niño a la deconstrucción del yo 7. Más sobre visibilidad y abstracción 8. Lo virtual es un vacío Referencias bibliográficas 159 163 167 171 179 185 191 195 199 109 115 121 127 135 143 149 69 73 77 83 93 103 27 33 39 45 49 53 57 9 15 19

PREFACIO Por qué no le dais a la gente libros sobre Dios?. Por la misma razón por la que nole damos Otelo son viejos; tratan sobre el Dios de hace cien años, no sobre el Dios de hoy. Pero Dios no cambia. Los hombres, sin embargo, sí. ALDOUS HUXLEY, Un mundo feliz Nos encontramos en plena y rapidísima revolución multimedia. Un proceso que tiene numerosas ramificaciones (Internet, ordenadores personales, ciberespacio) y que, sin embargo, se caracteriza por un común denominador: tele-ver,y, como consecuencia, nuestro vídeo-vivir. En este libro centraremos nuestra atención en la televisión, y la tesis de fondo es que el vídeo está transformando al horno sapiens, producto de la cultura escrita, en un horno videns para el cual la palabra está destronada por la imagen. Todo acaba siendo visualizado. Pero ¿qué sucede con lo no visualizable (que es la mayor parte)? Así, mientras nospreocuparnos de quién controla los medios de comunicación, no nos percatamos de que es el instrumento en sí mismo y por sí mismo lo que se nos ha escapado de las manos. Lamentamos el hecho de que la televisión estimule la violencia, y también de que informe poco y mal, o bien de que sea culturalmente regresiva (como ha escrito Habermas). Esto es verdad. Pero es aún más cierto y aún más importanteentender que el acto de telever está cambiando la naturaleza del hombre. Esto es elporro unum, lo esencial, que hasta hoy día ha pasado inadvertido a nuestra atención. Y, sin embargo, es bastante evidente que el mundo en el que vivimos se apoya sobre los frágiles hombros del «vídeo-niño»: un novísimo ejemplar de ser humano educado en el tele-ver —delante de un televisor— incluso antes de saber leer yescribir. En la primera parte de este libro me ocupo y preocupo de la primacía de la imagen, es decir, de la prepon- ( derancia de lo visible sobre lo inteligible, lo cual nos r lleva a un ver sin entender. Yes ésta la premisa fundamental con la cual examino sucesivamente la vídeo-política, y el poder político de la televisión. Pero a lo largo p de este recorrido mi atención se concentra en lapai- n deía, en el crecimiento del vídeo-niño, en los procesos formadores de la opinión pública y en cuanto saber pasa, y no pasa, a través de los canales de la comunicación de masas. El más cáustico en esta cuestión es Baudrillard: «La información, en lugar de transformar la masa en energía, produce todavía más masa». Es cierto que la televisión, a diferencia de los instrumentos de comunicación quela han precedido (hasta la radio), destruye más saber y más entendimiento del que transmite. Quede, pues, claro: ataco al homo videns, pero no me hago ilusiones. No pretendo frenar la edad multimedia. Sé perfectamente que en un periodo de tiempo no demasiado largo una mayoría de la población de los países opulentos tendrá en casa, además de la televisión, un mini-ordenador conectado a Internet....
tracking img