Horacio quiroga

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1805 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 14 de marzo de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
La novela breve Los perseguidos (1905), es el producto de un viaje con Leopoldo Lugones por la selva misionera, hasta la frontera con Brasil.
En Los perseguidos, explora un tema que lo acompañará hasta sus últimos escritos: la locura. El proceso de evolución de diversas clases de psicopatologías fascinó a Quiroga y se repite a lo largo de toda su obra, quizás porque "la locura, cuando se leestrujan los dedos, hace piruetas increíbles que dan vértigos, y es fuerte como el amor y la muerte"
Una noche que estaba en casa de Lugones, la lluvia arreció de tal modo que nos levantamos amirar a través de los vidrios. El pampero silbaba en los hilos, sacudía el agua que empañaba enrachas convulsivas la luz roja de los faroles. Después de seis días de temporal, esa tarde el cielohabía despejadoal sur en un límpido azul de frío. Y he aquí que la lluvia volvía a prometernosotra semana de mal tiempo. Lugones tenía estufa, lo que halagaba suficientemente mi flaqueza invernal. Volvimos asentarnos prosiguiendo una charla amena, como es la que se establece sobre las personas locas.Días anteriores aquél había visitado un manicomio; y las bizarrías de su gente, añadidas a las queyo por mi partehabía observado alguna vez, ofrecían materia de sobra para un confortante vis avis de hombres cuerdos. Dada, pues, la noche, nos sorprendimos bastante cuando la campanilla de la calle sonó.Momentos después entraba Lucas Díaz Vélez. Este individuo ha tenido una influencia bastante nefasta sobre una época de mi vida, y esanoche loconocí. Según costumbre, Lugones nos presentó por el apellido únicamente, de modoque hasta algún tiempo después ignoré su nombre. Díaz era entonces mucho más delgado que ahora. Su ropa negra, color trigueño mate, caraafilada y grandes ojos negros, daban a su tipo un aire no común.Los ojos, sobre todo, de fijezaatónita y brillo arsenical, llamaban fuertemente la atención. Peinábase en esa época al medio y su pelo lacio, perfectamente aplastado, parecía un casco luciente. En los primeros momentos Vélezhabló poco. Cruzóse de piernas, respondiendo lo justamente preciso En un instante en que mevolví a Lugones, alcancé a ver que aquél me observaba. Sin duda en otro hubiera halladomuynatural ese examen tras una presentación; pero la inmóvil atención con que lo hacía me chocó. Pronto dejamos de hablar. Nuestra situación no fue muy grata, sobre todo para Vélez, puesdebía suponer que antes de que él llegara nosotros no practicaríamos ese terrible mutismo. Elmismo rompió el silencio. Habló a Lugones de ciertas chancacas que un amigo le habla enviadodeSalta, y cuya muestra hubo de traer esa noche. Parecía tratarse de una variedad repleta deagrado en sí, y como Lugones se mostrara suficientemente inclinado a comprobarlo, Días Vélez prometióle enviar modos para ello. Roto el hielo, a los diez minutos volvieron nuestros locos. Aunque sin perder una palabra de loque ola, Díaz se mantuvo aparte del ardiente tema;no era posiblemente de su predilección. Por eso cuando Lugones salió un momento, me extrañó su inesperado interés. Contarme en un momento porción de anécdotas –las mejillas animadas y la boca precisa de convicción. Tenía por cierto esas cosas mucho más amor del que yo le había supuesto, y su última historia, contada conhonda viveza, me hizo ver entendía a los locos con una sutileza no común en elmundo. Se trataba de un muchacho provinciano que al salir del marasmo de una tifoidea halló las calles pobladas de enemigos. Pasó dos meses de persecución, llevando así a cabo no pocos disparates.Como era muchacho de cierta inteligencia, comentaba él mismo su caso con una sutileza tal que era imposible saber qué pensar, oyéndolo....
tracking img