Hosteleria

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 57 (14073 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 2 de enero de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
I CURSO DE CAPACITACIÓN CARRERA DE ADMINISTRACIÓN DE SERVICIOS DE HOSTELERÍA 2009

PRESENTACIÓN La búsqueda de formas y modelos que hagan posible el desarrollo armónico de los seres humanos, individual y colectivamente; propicia escenarios de reflexión y acción que sustentan desde tiempos inmemorables normas de ceremonial y protocolo. En la concepción empresarial moderna, ha crecido en losúltimos años la importancia del Protocolo y se han creado departamentos que se sitúan en los altos niveles de staff junto a los directivos, ya que ha sido comprobada su eficiencia en la defensa de la imagen, tanto de sus miembros como la corporativa y su vinculación con las relaciones públicas, el marketing y las relaciones externas institucionales. Protocolo y etiqueta laboral, es un tema que no se loha querido dejar de lado porque es justamente el complemento de nuestra actividad profesional, es el respeto a las normas de convivencia y cortesía que contribuyen a desarrollar la consideración y la deferencia que todas las personas merecen en su trato recíproco, por lo que podemos deducir que la etiqueta es la gentileza, los buenos modales y el comportamiento exquisito en el trato del hombrecon su comunidad.

Lic. Carmen Machado

1

I CURSO DE CAPACITACIÓN CARRERA DE ADMINISTRACIÓN DE SERVICIOS DE HOSTELERÍA 2009

ISTORIA La doma de los instintos o de lo natural –digamos reprimir en público impulsos naturales tenidos por groseros, así como también llantos y risas desmedidos, etcétera– exigía que se difundiesen necesariamente unos modelos de conducta derivados de la ética y delos valores cívicos humanistas. Dicha difusión se producirá inicialmente entre las élites a través del ceremonial y de la etiqueta desplegada en los círculos cortesanos. En el avance de la civilidad, de la cortesía, de la imagen personal y de la apariencia se van a ver influidas, incluso, las propias prácticas higiénicas, que penetran lentamente entre las élites cortesanas, teóricamente éstas lasmás receptivas a lo que pudiera beneficiar la salud y mejorar la apariencia. Me detendré un tanto en esto para subrayar la confluencia de planos diversos en algo hoy tan dado por supuesto como es el aseo corporal. La limpieza es un reflejo del proceso de civilización que va modelando gradualmente las sensaciones corporales, agudizando su afinamiento, ganando en sutileza. En cualquier caso, comoafirma Georges Vigarello, no son los higienistas, por ejemplo, quienes dictan los criterios de limpieza en el siglo XVII, sino los autores de libros que tratan de decoro; los peritos en comportamientos y no los sabios. La historia de la limpieza es la del perfeccionamiento de la conducta y la de un aumento del espacio privado o del autodominio: esmero en el cuidado de sí mismo, trabajo cada vez máspreciso entre lo personal y lo social, lo íntimo y lo público. Más globalmente, la historia de la limpieza es la del peso que poco a poco va adquiriendo la cultura sobre el universo de las sensaciones más inmediatamente naturales. La limpieza se alía necesariamente con las imágenes del cuerpo; con aquellas imágenes más o menos oscuras de las envolturas corporales; con aquéllas también más o menosopacas del medio físico. Por ejemplo, el agua se percibe en los siglos XVI y XVII como algo capaz de infiltrarse en el cuerpo, por lo que el baño, en el mismo momento, adquiere un estatuto específico. Se creía que el agua caliente, en particular, debilitaba los órganos, dejando abiertos los poros a los aires malsanos, lo cual, en tiempos de peste recurrente, era incitar al contagio. Así, pues, haytoda una leyenda fantasmagórica del cuerpo, con su historia y sus determinantes, que alimenta también la sensibilidad. La historia de la limpieza en los siglos pasados devela la existencia de representaciones totalmente alejadas de las nuestras: el agua podía penetrar en la piel y ser nocivo. Las piernas del delfín de Francia, futuro rey Luis XIII, se lavaron por primera vez en 1601, al tiempo...
tracking img