Humildad

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 9 (2193 palabras )
  • Descarga(s) : 10
  • Publicado : 25 de julio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús,el cual, siendo en forma de Dios,
no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse,sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo.Filipenses 2:5-7.
La Verdadera Humildad Cristiana
Por decirlo así, el orgullo fue el pecado original, en cambio la humildad es la mayor virtud. La humildad no significa pensar malde sí mismo, sino no pensar en sí. El perfecto ejemplo de humildad nos lo dio el mismo Señor Jesús. Él no defendió su posición como Dios, sino que voluntariamente se hizo hombre como nosotros, pero sin pecado. Era muy distinto de Adán, quien era hombre pero hubiese querido ser como Dios.
El Señor tampoco humilló a los demás, como es costumbre entre los poderosos de este mundo, sino que “se despojóa sí mismo”. Entre los hombres es común buscar, a toda costa, una posición encumbrada. Mas el Señor hizo lo contrario. Tomó “forma de siervo”, es decir, vino para servir a Dios y a los hombres.
Estuvo lejos de querer humillar a los demás para engrandecerse a sí mismo, sino que por el contrario, se humilló en completa obediencia a Dios, hasta tomar el último lugar: la ignominiosa cruz delCalvario. Allí se castigaba con pena de muerte a los vulgares malhechores. ¡Esto fue la manifestación más grande de Su humildad! Aun mientras sufría los tormentos de la crucifixión, el Señor Jesús pensaba en otros. Así oró por el pueblo: “Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen”. También se preocupó por su madre y tuvo palabras de aliento para otro crucificado que le pedía un favor.

Lahumildad de Jesucristo
En el momento en que lo prendieron, antes de Su crucifixión, el Señor acababa de salir de Getsemaní. Cuando ocurrió la traición, Pedro sacó la espada para golpear a Malco, un siervo del sumo sacerdote, pero Jesús le dijo:“…Vuelve tu espada a su lugar…
“¿Acaso piensas que no puedo ahora orar a mi Padre, y que él no me daría más de doce legiones de ángeles?” (Mateo 26:52–53).Durante todas las burlas, el abuso, los azotes y la tortura final de la crucifixión, el Señor permaneció silencioso y sumiso, es decir, excepto en un momento de intensa tensión que revela la esencia misma de la doctrina cristiana. Ese momento ocurrió durante el juicio, cuando Pilato, que sentía temor, dijo a Jesús: “¿A mí no me hablas? ¿No sabes que tengo autoridad para crucificarte, y que tengoautoridad para soltarte?” (Juan 19:10).
Sólo podemos imaginar la tranquila majestad del Señor al responder:
“…Ninguna autoridad tendrías contra mí, si no te fuese dada de arriba” (Juan 19:11).
Lo que tuvo lugar después no ocurrió porque Pilato hubiera tenido el poder para ordenarlo, sino porque el Señor tuvo la disposición de aceptarlo.
“…yo pongo mi vida”, dijo Él, “para volverla a tomar”.“Nadie me la quita, sino que yo de mí mismo la pongo. Tengo poder para ponerla, y tengo poder para volverla a tomar”
(Juan 10:17–18).

1.      Concéntrate en ser humilde, no atrevido.
“Me he hecho un necio al gloriarme; vosotros me obligasteis a ello, pues yo debía ser alabado por vosotros; porque en nada he sido menos que aquellos grandes apóstoles, aunque nada soy” 2 Corintios 12:112.      Acostúmbrate a tratar a los demás con dignidad.
“Es un regalo para usted, mi señor Esaú, que de sus ganados le manda su siervo Jacob. Además, el mismo viene detrás de nosotros” Génesis 32:18
3.      La humildad se cultiva en el trato afectuoso a los demás.
“Revístanse todos de humildad en su trato mutuo, porque Dios se opone a los orgullosos, pero da gracia a los humildes” 1 Pedro 5:5
4.      Eres humildecuando inclinas la cabeza.
“… Afligido, inclinaba la cabeza, como si llorara por mi madre” Salmo 35:14 NVI
“… Como el que trae luto por madre, enlutado me humillaba” Salmo 35:14 RV
5.      La humildad sólo es el primer paso para la grandeza, después vienen la oración, búsqueda, cambio y victoria.
“Si mi pueblo, que lleva mi nombre, se humilla y ora, y me busca y abandona su mala...
tracking img