Huracan janet

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 13 (3010 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 12 de mayo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
EL HURACÁN JANET.

Hace cincuenta y tres años la ciudad de Chetumal fue asolada por la plaga que se denominó de “moscos bobos”; este nominativo quizá derivado a que no pican a las personas pero son molestosos y aparecen por centenares. Tres años antes que azotara la furia del “Janet” a esta ciudad, se suscitaron extraños fenómenos plagas de langostas, zancudos, pero la más significativa por surareza fue la de los “Moscos Bobos”.

Todos quienes vivieron y los que aún viven recuerdan; aquellas tardes del año de 1953 tan pronto caía el crepúsculo la ciudad de sur a norte y este a oeste quedaba invadida y una inmensa mancha de esos dípteros de cuerpo cilíndrico, patas largas y finas alas transparentes de color verdaceo dejaban en casi completa oscuridad a la ciudad. Dicha plaga azotóChetumal dos años antes del huracán.

El transitar de los pobladores en esa época era a pie o en bicicleta por esa razón resultaba dificultoso realizarlo ante la molestia que causaban esos insectos cuya gruesa cortina que formaban en las calles ocasionaba que se introdujeran en los ojos, nariz y en la boca, esta, si uno la abría, muchos para evitarlo se cubrían con un pañuelo.

Los focosmortecinos del alumbrado público por la baja capacidad del fluido eléctrico con el que se contaba lo cubrían los multicitados bichos y al arremolinarse alrededor de los mismos oscurecían la débil luz que irradiaban.

Los cines, comercios, neverías, loncherías, restaurantes, el parque Hidalgo y la explanada de la bandera centros de recreación de las familias por las tardes eran invadidos por laplaga molestosa.

Miles morían cada tarde pero el doble aparecía al día siguiente, la ropa no se salvaba de la mancha verde que dejaban al hacer roce esos raros ejemplares.

En todo el tiempo que ha trascurrido desde 1953 cuando llegó esa plaga a esta ciudad, hasta ahora cincuenta y tres años después volvemos a verlos; en aquel tiempo nadie se preocupó por combatirlos bueno, no se contaba conlos medios que ahora existen para arrasar plagas; lo único que los mermaba un poco eran las telarañas que se encontraban en árboles y algunos edificios.

Algunas personas sobrevivientes del “Janet” han recordado la presencia de esos “mosquitos” y consideran que su llegada en aquel tiempo fue un mal presagio dos años antes de la tragedia ocasionada por el huracán “Janet” en la transición del 27 al28 de septiembre de 1955.

Es común observar que estos especímenes durante el día es poca la molestia que ocasionan, porque no andan volando sino permanecen pegados a las paredes o los techos y posados en las hojas de los árboles; es en el atardecer cuando vuelan en conjuntos numerosos y son atraídos mayormente por los espacio iluminados.

Entre la leyenda y el mito sobre el origen de Payobispo como consecuencia del asesinato de un obispo, los antiguos pobladores estaban convencidos de que les tocaba pagar una maldición por ese crimen y la naturaleza parecía apoyar esta convicción: ubicada en la ruta de ciclones y huracanes, la región había sido víctima desde siempre de estos fenómenos, pero es partir de la implacable deforestación que los habitantes de Payo bispo resienten lasconsecuencias.
Sin embargo, no es sino hasta 1955, cuando ya Chetumal es una ciudad con una importante población, que las cosas cambian para siempre: en el amanecer del 28 de septiembre la ciudad desaparece quedando únicamente tablones y láminas esparcidos alrededor de muchos kilómetros, el huracán Janet, con vientos de más de 280 Km. por hora, la devastó hasta sus cimientos, dejando, segúnestimaciones del cronista Herrera Muñoz, más de 300 muertos.

Era tal la situación, que el gobernante en ese momento, Margarito Ramírez, un cacique por cierto de origen jalisciense, que manejó con mano dura durante 15 años el territorio, pensó en quemar la ciudad para evitar una epidemia, pero la gente se opuso. Toda esta destrucción sin embargo se convierte en una ironía: Chetumal desaparece para...
tracking img