Identidad sacerdotal oy

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 9 (2009 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 21 de diciembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Identidad sacerdotal hoy

Importancia de la respuesta sobre la identidad

La pregunta sobre sí mismo es inevitable, nos va en ello la vida. Cuando se cuestiona la propia identidad, el interrogante se hace tan molesto como urgente. No se puede vivir sin un rostro y, sin embargo, se puede perderlo o desfigurarlo. A cada generación le corresponde encontrar el rostro de sus ministros.

En labúsqueda de la identidad entra en juego toda la persona con sus resortes y facultades. Porque se trata de esclarecer y descubrir, de interiorizar y personalizar, de cuestionar y responder, agradecer y saborear lo que se es y lo que se hace como instrumento ministerial.

Para una mentalidad moderna, el sacerdote es una figura que encierra la locura, el absurdo y el escándalo. Pero para unamentalidad de fe se presenta como sabiduría y racionalidad armoniosa, como una realidad significante, plausible y llena de sentido. No hay tarea más noble que la de ser representante del Señor, actuar en su nombre y darle a conocer para la vida del mundo, pues en él tiene sentido toda la existencia humana.

La confianza en el Señor nos da la seguridad de que encontraremos el camino adecuado para hallary plasmar con fidelidad creativa esa identidad, como ocurrió en épocas pasadas, que no siempre fueron fáciles. El que nos ha llamado no permitirá que nuestra vida caiga en el vacío.

Ante esta crisis de identidad, hay que hacer frente al problema, pero siempre guiados por el Espíritu, sin refugiarnos en fórmulas del pasado que dan seguridad y sin resignarnos esperando a que lleguen tiempos debonanza.

La búsqueda de la identidad desde el ambiente de secularismo

¿Hay lugar y sentido para el sacerdote en un mundo como el nuestro?

Para iniciar, hay que decir que la cultura actual secularizada de por sí es una llamada a un renovado esfuerzo de evangelización. La realidad de nuestro mundo constituye un poderoso llamamiento, dirigido a toda la Iglesia, para renovar su acciónevangelizadora. La realidad del secularismo ateo, la marginación de la práctica religiosa, el aturdimiento moral de muchos, el sentimiento de desasosiego y de falta de sentido, la realidad de injusticia y deshumanización… Todos esos factores que componen el tejido de nuestra historia, una historia tan ajena al proyecto del Señor de la historia. Hay que saber escuchar y leer esos gritos de ayuda salidos deun ambiente extraño y aparentemente hostil.

a) Los cuestionamientos de una sociedad cerrada

Cuando la sociedad moderna cuestiona, a veces despiadadamente, a la Iglesia y a la religión, estas acusaciones pueden ser interpretadas como “lamento” de que Iglesia y religión no sean lo que el hombre actual está necesitando. Sus descalificaciones se pueden leer como crítica depuradora que añoralo que debiera ser. En todo caso, es una voz del hombre de hoy a la que no podemos hacernos sordos.

La necesidad religiosa del hombre, que parecía haber sido enterrada definitivamente, renace en muchas expresiones. El hombre es mucho más que aquello que alcanza por los sentidos. Nuestra sociedad autosuficiente y secularizada, cerrada sobre sí misma, parece relegar a la marginalidad al sacerdote.Sin embargo, también puede ser una ocasión para que el sacerdote viva el ministerio del Siervo, a ejemplo del Siervo Jesús. Y también para ir a los marginados de este mundo. La pérdida de relevancia social posibilita una mayor credibilidad pastoral y profética, y puede llevar a una apertura más decidida al mundo de la mística, a lo utópico y lo profético, a lo simbólico y trascendente que parecenpedir paso.

La Iglesia, que ha perdido la hegemonía en la sociedad civil, tiene sin embargo, una responsabilidad y un papel ante esta situación. Crece cada día la denuncia profética de las contradicciones de un secularismo a ultranza. En lugar del pretendido desalojo de la conciencia religiosa, lo que está ocurriendo es la suplantación de la religión por una pseudo-religión que es la...
tracking img