Iglesia catolica en la primera guerra mundial

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 9 (2135 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 4 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Universdidad Finis Terrae
Iglesia Católica

La iglesia en la primera guerra y la cuestión romana


Francisca Maturana I.
El papado durante la primera guerra mundial

Durante la primera guerra Mundial en su comienzo elvaticano estuvo guiado por el papa Pío X, que luego de contraer una fuerte bronquitis falleció el 20 de agosto de ese año. Luego del cónclave realizado tras la muerte de Pío X es elegido Giacomo Giovanni Battista della Chiesa que como papa asumió el nombre de Benedicto XV.
Había nacido en Génova en 1854. Ordenado sacerdote en 1878, entró a formar parte de la congregación de asuntos eclesiásticos delVaticano. Luego pasó a la Secretaria de Estado. En 1907, Pío X lo nombro arzobispo de Bolonia. Su elección como Papa, en 1914, fue la primera en la cual no intervino ningún soberano extranjero. Durante su pontificado, renovó el Código de Derecho Canónico (legislación eclesiástica). Rápidamente, se ocupó por construir la paz mundial. De paternal corazón, Benedicto entendió que su misión era la deser un apóstol de la paz, un promotor de comunión y reconciliación en medio del odio y del irracional conflicto. Benedicto XV quiso ser para todos un padre, un hermano solidario, un cristiano coherente. Así, tuvo muestras de solidaridad con las víctimas de la gran guerra. Por ello Benedicto XV ha sido calificado como el buen samaritano de la humanidad y es recordado como el Papa de la paz.
Elinicio de su pontificado coincidió con el estallido de la Primera Guerra Mundial. En su encíclica «Ad beatissimi Apostolorum» del mismo 1914 analizó las causas del conflicto y proclamó una neutralidad estricta que disgustó a ambas partes beligerantes. En 1914 promovió lo que fue la tregua de navidad, tregua no oficial que se dio lugar en las fronteras occidentales entre bandos que dejaron de lucharincluso por semanas.
En 1917 la Primera Guerra Mundial estaba haciendo estragos, sin mostrar ningún signo seguro de concluir pacíficamente. El Santo Padre, Papa Benedicto XV, había agotado todos los medios naturales a su alcance para lograr la paz, pero de nada sirvieron. Dándose cuenta del poder limitado aun de la diplomacia papal, el agobiado y ya entonces frágil Papa se dirigió a la SantísimaMadre de Dios, a través de quien se dispensan todas las gracias. El Papa pidió a todos los cristianos rogar urgentemente a la Virgen María para obtener la paz en el mundo, encomendando ese logro solo a Ella.

Basado en la idea cristiana de que la guerra es uno de los peores males que pueden abatirse sobre la humanidad, Benedicto XV hizo todo lo posible para aliviar los sufrimientos provocados porel conflicto que dividía al mundo. Varias de sus sugerencias, apoyadas por Alfonso XIII, rey de España, fueron tomadas en consideración por los beligerantes. Incluso, el Vaticano creó una agencia de información sobre los prisioneros. En 1917, publicó una carta en la que decía que la paz no es hija de la violencia sino de la justicia.

Poco antes, había nombrado como Nuncio Apostólico en Alemaniaa Eugenio Pacelli —a la postre, Pío XII— cuya misión era la de contribuir a la pacificación mundial.
Finalizada la guerra, en 1919 Benedicto XV realizó muchas acciones caritativas, intercedió en favor de los alemanes, para que los aliados desistiesen del cruel bloqueo que habían impuesto, y que venía ocasionando un innecesario sufrimiento a muchas mujeres y niños. El Santo Padre mandó realizaruna colecta entre los feligreses de todo el mundo para ayudar a niños hambrientos.

En 1920, Benedicto XV promulgó la encíclica Pacem dei Munus. Allí advertía: "No hacen falta muchos argumentos para demostrar los gravísimos daños que sobrevendrían a la humanidad si, firmada la paz, persistiesen latentes el odio y la enemistad en las relaciones internacionales".

Sus palabras resultaron...
tracking img