Iglesia

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 20 (4819 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 2 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Centro Bíblico Pastoral para América Latina del CELAM Estudio bíblico de base para la Lectio Divina del Evangelio del Domingo Vigésimo sexto del tiempo ordinario – 29 de septiembre de 2007

EL RICO AVARO Y EL POBRE LÁZARO: Justicia y misericordia en el discipulado de Jesús
Lucas 16, 19-31 “Siembren en la tierra del amor, y el amor germinará en el cielo. Planten su amor en el corazón del pobre,y se convertirá en una gran planta que llegará hasta Dios” (San Ambrosio)

Hasta los perros tienen más piedad con el pobre hambriento y llagado, que el rico…

Comencemos orando con la Beata Teresa de Calcuta:
Señor, cuando tenga hambre, dame a alguien que necesite comida. Cuando tenga sed, mándame a alguien que necesite bebida. Cuando tenga disgusto, preséntame a alguien que necesiteconsuelo. Cuando esté pobre, ponme cerca de alguien necesitado. Cuando alguien me falte, dame la ocasión de alabar a alguien. Cuando esté desanimado, mándame a alguien a quien tenga que darle ánimos. Cuando sienta la necesidad de comprensión, mándame a alguien que necesite la mía. Cuando tenga necesidad de que me cuiden, mándame a alguien que tenga que cuidar. Cuando piense en mi mismo, atrae mi atenciónhacia otra persona. Hazme digno, Señor, de servir a mis hermanos que viven y mueren pobres y hambrientos en este mundo de hoy. Dales, a través de mis manos, el pan de cada día. Y derrama sobre ellos tus bendiciones a través de nuestro amor comprensivo.

Amén.

2

Introducción

El evangelio de este domingo cuenta la parábola del “rico epulón”, pero quizás sea mejor
llamarla del “ricoavaro y el pobre Lázaro”. La parábola combina dos temas: (1) El primero es el revés de las fortunas en el mundo futuro para el rico y el pobre. Este tema había sido presentado ya en el “Magníficat” de María, “a los hambrientos colmó de bienes y a los ricos despidió sin nada” (1,53), también en el sermón de la llanura, “Bienaventurados los pobres… pero ¡ay de vosotros, los ricos!” (6,20b.24ª) y en laparábola del rico insensato, “el que atesora riquezas para sí, y no se enriquece en orden a Dios” (12,21). (2) El segundo es la seriedad de la escucha de la Palabra. El evangelio de Lucas ha insistido con frecuencia en el anuncio de la Palabra y en la importancia de la calidad de la escucha: “Mirad, pues, cómo oís” (8,18ª). En la parábola se plantea el hecho de que si la Ley y los Profetas –laPalabra de Dios- parecen insuficientes para llamar al rico a la penitencia, ni siquiera el regreso de un resucitado de entre los muertos logrará la conversión esperada. Los milagros en sí mismos no pueden ablandar los corazones duros. En el contexto anterior de la parábola del “rico epulón y el pobre Lázaro” notamos que se tiene presente la enseñanza de Jesús sobre el uso de la riqueza “para que,cuando llegue a faltar, os reciban en las eternas moradas” (16,9; lo leímos hace una semana). El auditorio de la parábola son los fariseos, quienes frente a la enseñanza que acabamos de recordar habían reaccionado mal: “Estaban oyendo todas estas cosas los fariseos, que eran amigos del dinero, y se burlaban de él” (16,14). Pongámonos a la escucha del Maestro que nos cuenta otra de sus parábolas mejorelaboradas en Lucas 16,19-31: «16,19Era un hombre rico que vestía de púrpura y lino, y celebraba todos los días espléndidas fiestas. 20 Y uno pobre, llamado Lázaro, que, echado junto a su portal, cubierto de llagas, 21 deseaba hartarse de lo que caía de la mesa del rico... pero hasta los perros venían y le lamían las llagas. 22 Sucedió, pues, que murió el pobre y fue llevado por los ángeles alseno de Abraham. Murió también el rico y fue sepultado. 23 Estando en el Hades entre tormentos, levantó los ojos y vio a lo lejos a Abraham, y a Lázaro en su seno. 24Y, gritando, dijo: "Padre Abraham, ten compasión de mí y envía a Lázaro a que moje en agua la punta de su dedo

3 y refresque mi lengua, porque estoy atormentado en esta llama." 25 Pero Abraham le dijo: "Hijo, recuerda que...
tracking img