Ignacio aldecoa

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 10 (2338 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 8 de diciembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Aldecoa se reveló en 1954 con El fulgor y la sangre, historia de cinco mujeres, esposas de otros tantos guardias civiles, que esperan en el cuartel el regreso de sus maridos, angustiadas ante la noticia de que uno de ellos, no se sabe cuál, ha muerto. La patética huída por tierras castellanas del gitano que lo había matado es el asunto de su segunda novela, Con el viento solano (1956), admirablepor su captación de ambientes y su humanidad. Se propuso luego desarrollar, en sus novelas, “la épica de los grandes oficios”: sólo dio cima a dos espléndidas obras sobre los pescadores, Gran sol (1957) y Parte de una historia (1967). Los libros de relatos son Espera de tercera clase (1955), Vísperas del silencio (1955), El corazón otros frutos amargos (1959), Caballo de Pica (1961), Arqueología(1961), Pájaros y espantapájaros (1963) y Los pájaros de Baden-Baden (1965). Cuenta con dos libros de poesía, Todavía la vida (1947) y Libro de las algas (1949). Además, los dos volúmenes de sus Cuentos completos hacen de él, sin duda, el primer autor actual de relatos breves. Es, en fin, muy alta la calidad de su prosa. De su literatura, quería que se le recordase como un narrador de historiasy, precisamente, son sus cuentos y relatos cortos los que más dicen de su arte vitalista de prosa moderna.

La obra de Ignacio Aldecoa se inscribe en la línea, tradicionalmente española, del realismo literario. Su narrativa, es de una gran modernidad, y especialmente en los cuentos y en sus últimas novelas –Gran sol, Los pájaros de Baden-Baden y Parte de una historia-.
A menudo se le hametido en el saco del realismo costumbrista. Lo que sí es cierto es que con los escritores del realismo social compartió su interés por Pío Baroja y por el cine neorrealista italiano. También su preocupación, casi enfermiza, por las clases más desfavorecidas socialmente. Sin embargo, le distanciaba su independencia política y literaria, aunque siempre estuviera en la izquierda.
La generación deAldecoa significa un avance en la novela llamada testimonial, en la que incluiríamos a Baroja. Este paso siguiente lo dan con él, Fernández Santos, Ana María Matute y el Sánchez Ferlosio de El Jarama.
La misión del realismo tomado como corriente estética es la de sacar literatura de la vida y no vida otra vez de la vida –casos del costumbrismo, de la novela testimonial- ni, mucho menos, literaturade la literatura.
En las narraciones de Aldecoa destaca una intensa carga testimonial y la tendencia hacia una ajustada técnica objetivista y estética.
En sus obras, como la de sus compañeros de grupo, transfiguran la realidad; arrancan de una observación del entorno vital, pero son obras de arte.
En el caso de Ignacio Aldecoa, la obra viene formada por tres elementos: primero, el lenguajeexprimido hasta el fondo de sus posibilidades expresivas. Segundo, el tratamiento intelectual del género, a partir de la idea de un planteamiento previo riguroso de cómo contar una cosa para lograr el máximo de belleza. Tercero, la búsqueda de valores poéticos, muy notable en su caso, por cuanto se trata de buscarla en las cosas y sucesos más sencillos e insignificantes.

ORÍGENES DE LASOCIEDAD LECTORA

La sociedad lectora nace de la conformación de un público lector de periódicos (prensa) que pretende distinguirse de la masa despreocupada, de los desatentos e ignorantes, y que posee una voluntad y anhelo de constituirse en una minoría diferenciada.

Este público lector busca en la incipiente prensa de masas que consume una diversión útil, grata; busca la distracción. Para ello,es condición indispensable el hecho de que el público se identifique con el producto que recibe. Esta identificación ha intentado lograrse mediante la inclusión de supuestos morales y mediante un incremento de elementos culturales en las publicaciones.

En un principio, la producción cultural y escrita estaba dirigida a aquellas personas cultas, evidentemente alfabetizadas, que leían las...
tracking img