Iliada

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1408 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 10 de abril de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
LEYENDA Y REALIDAD: HOMERO Y SCHLIEMANN
La epopeya de la guerra de Troya tiene dos nombres propios que sobresalen más aún que los de sus protagonistas: Homero y Heinrich Schliemann.
Homero, el más grande poeta de todos los tiempos, recopiló hacia el siglo VIII a.C. los relatos de una tradición oral que cantaba las gestas de una guerra que enfrentó a la ciudad de Troya con una coalición deestados griegos. Una guerra que había ocurrido cinco siglos antes y que fue la última gesta de una civilización poderosa cuyo rastro desaparecería de la Historia poco después hasta que hace poco más de un siglo fue vuelto a encontrar. Así, durante casi 3.000 años, de aquella fabulosa civilización que destruyó Troya sólo quedó la leyenda transmitida por Homero en sus obras La Ilíada y La Odisea, por loque la guerra, e incluso la propia existencia de Troya fue tomada como una leyenda irreal, una "fantasía de Homero".

Homero
Una fantasía que contaba como una gran coalición (union, alianza) de estados griegos, encabezados por Agamenón, rey de la poderosa Micenas que da nombre a toda la Cultura Micénica, emprendieron una expedición para conquistar Troya, la poderosa y rica ciudad que guardabael paso de los Dardanelos en la actual costa turca. La guerra duró 10 años y al final Troya fue conquistada, saqueada y destruida por estos reyes micénicos a los que Homero llama "aqueos". Homero describió Troya y describió a sus enemigos micénicos con toda precisión. El fin de Troya y el fin del mundo micénico poco después enterraron a estas fabulosas civilizaciones bajo toneladas de tierra yolvido.
En 1870 un comerciante alemán que creía en ciegamente en Homero invirtió parte de su cuantiosa fortuna en demostrar que la guerra de Troya no era la fantasía de un poeta. Tras muchos esfuerzos, Heinrich Schliemann había pasado de ser un dependiente de almacén a ser un rico comerciante que hablaba ocho idiomas y se sabía la Ilíada de memoria. Durante toda su vida soñó con demostrar que elpoema de Homero estaba inspirado en un hecho real y ahora, por fin, había logrado el dinero suficiente y el tiempo libre que necesitaba para viajar a Turquía. Allí exploró la costa de los dardanelos con la Ilíada en la mano, siguiendo fielmente las indicaciones que dio Homero sobre el emplazamiento de la ciudad y dedujo que ésta sólo podía hallarse en la colina de Hissarlik. Schliemann compró dichacolina y comenzó a excavar.
La gente se reía de él. Sobre todo los "arqueólogos de verdad", esos sesudos señores tan académicos que despreciaban a aquel rico comerciante arribista ¡que se creía que Troya había existido!. Y continuaron riéndose hasta que de las risas pasaron a la estupefacción al contemplar como aquel tendero alemán había conseguido cambiar el curso del estudio de la Historiadescubriendo y desenterrando las imponentes ruinas de Troya. Después viajó a Grecia donde desenterró Micenas, Tirinto y otros lugares considerados hasta entonces "fantasías de Homero", y sólo su muerte en 1890 le impidió descubrir y desenterrar Cnossos en Creta. Con lo que también hubiera rescatado del olvido a la Civilización Minoica. ¡No estaba mal para un tendero!

Heinrich Schliemann, el tenderoalemán que cambió el curso del estudio de la Historia.
El "tendero metido a arqueólogo" había puesto patas arriba la Historia de la Humanidad. Homero había cantado un hecho histórico. Cuando estudié en la facultad de Historia aún había ciertos profesores de Antigua y Arqueología que se jactaban de que "A pesar de sus descubrimientos Schliemann no tenía los conocimientos adecuados porque no erauniversitario". Cierto es que cometió errores al datar las fechas, pero ¿quién puede aún dudar de la gigantesca aportación de este hombre al conocimiento de la Historia? Gracias a él conocemos Troya, el Mundo Micénico y el Mundo Minoico, las verdaderas raíces de nuestra cultura europea. Mucho es lo que todos le debemos a este tendero alemán, a este bendito iluminado que nos ha hecho un regalo tan...
tracking img