Impuestos

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 22 (5254 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 1 de junio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
IMPUESTOS Y DERECHOS… ¿DEBEN ÉSTAS CONTRIBUCIONES REGIRSE BAJO LOS MISMOS PARÁMETROS DE LOS PRINCIPIOS DE EQUIDAD Y PROPORCIONALIDAD TRIBUTARIA?

I.- ALCANCE:

La presente opinión se funda en las disposiciones aplicables en México al caso específico, mismas que se encuentran vigentes a la fecha del asunto que se trata, las cuales pueden ser modificadas o derogadas en cualquier momento, porlo que pueden afectar la validez de nuestras conclusiones, por lo tanto, se actualizarán en caso de que nos sea solicitado.

La opinión legal que aquí se expresa, no constituye una resolución de carácter definitivo y obligatorio para entidad o autoridad alguna, por lo que un tercero pudiese expresar una opinión diferente o contraria a la expuesta en el presente documento.

II.- ANTECEDENTES:Una de las actividades primordiales del Estado está constituida por la satisfacción de las necesidades colectivas de interés general, cuya gestión no sólo justifica y explica su existencia, sino que hace más tolerable y llevadera para los gobernados la presencia del poder público imperativo y, a veces represor, que todo Estado genera y sostiene. En sus orígenes, el Estado fue concebido como uninstrumento al servicio del hombre para protegerlo, defenderlo y proporcionarle determinados medios de subsistencia, que por sí solo no podría alcanzar.

El ser humano se organiza colectivamente con el fin de implementar formas de vida, de desarrollo civilizado y de progreso técnico, que aislada e individualmente le estarían vedadas. Por eso le transfiere un cierto poder de mando al Estado,aceptándolo como el organismo rector de la vida social, defensor de los intereses comunitarios y generador de servicios públicos de interés general. De ahí que, en la medida en que satisface esas necesidades, dicho Estado cuenta con el respaldo, respeto y consenso popular.

En la actualidad, la prestación de los servicios públicos se ha convertido en una tarea de enorme magnitud, debido alexplosivo crecimiento demográfico y al avance vertiginoso de la ciencia y la técnica. Esto ha hecho que aumenten considerablemente tanto el número de las necesidades colectivas a satisfacer, puesto que a los servicios

de vigilancia, impartición de justicia, hospitalarios y asistenciales, de obras municipales y de defensa y transportes, es ahora necesario agregar actividades tan disímbolas ycomplejas como la construcción y administración de ejes viales y autopistas, comunicaciones aéreas, radiotelegráficas, telefónicas, televisivas, por satélite, télex y microondas, la generación y suministro de energía eléctrica, sumándose a lo anterior, el número de gobernados urgidos de tales servicios.

Ahora bien, la atención de este elevado volumen de servicios demanda del Estado considerableserogaciones generalmente expresadas en miles de millones de pesos, que suelen elevar el gasto público a niveles estratosféricos. Ante tales circunstancias, y según la doctrina de tratadistas como Dalton y Kuznets, si el gasto público va a invertirse en beneficio de la comunidad, entonces deben ser los ciudadanos los que a través del pago de prestaciones tributarias se encarguen de financiarlo.Evidentemente, esta situación resultaría ideal, ya que no sólo garantizaría la plenitud de la fórmula “gasto público igual a servicios colectivos”, sino que daría paso a la existencia de economías nacionales perfectamente autosuficientes y saneadas. Sin embargo, la realidad diaria de nuestro país dista mucho de resultar tan halagadora. En la gran mayoría de los casos, los Estados tienen querecurrir a variadas fuentes de recursos totalmente distintas a las aportaciones de los gobernados para cubrir los apremiantes gastos públicos en ciertos casos, y por el otro, particularmente en nuestro país, el Estado y sobre todo los ciudadanos, tenemos que estirar el gasto familiar para aportar al erario público a través de las diferentes contribuciones que nos impone el Estado, y que por malos...
tracking img