Indepencia juvenil

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1416 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 25 de abril de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
La independizacion de los jóvenes

Nombre: Fabiani Antonio Macías Turismo #2
Clase: TBT Jorge Iván Mariaca
Fecha: 8 de abril de 2010

Ser independiente es cosa de una pequeña minoría,
es el privilegio de los fuertes.
Friedrich Nietzsche

Gran parte de la población se muestra altamente preocupada. En ciertas ciudadescolombianas, como Medellín, Barranquilla, Manizales, Bogotá, etc., los jóvenes no sentimos ningún deseo de independizarnos del lado de nuestros padres. Tres de cada cuatro aún permanecemos en el hogar familiar a una edad cercana a los treinta años, e incluso algunos la sobrepasamos con exageración. Nos ha atacado el síndrome de Peter Pan y no parecemos dispuestos a abandonar el nido. Se dice quesomos inmaduros, parásitos, irresponsables y acomodados, y que evitamos adquirir las cargas y obligaciones que conllevaría la creación de un hogar y una familia. Indudablemente, tienen razón quienes afirman que no es un problema que se deba tomar a broma ni despacharlo con un análisis simplista y superficial.

“Según el Injuve (Instituto de la Juventud español), la mayor parte de los jóvenesespañoles (51%) entre los 18 y los 34 años viven en el domicilio familiar; un 42 % afirman hacerlo en su propia casa (comprada o alquilada), y un 5% viven compartiendo piso con amigos o compañeros”[1]. En efecto, en la época de nuestros abuelos, era frecuente que bajo un mismo techo conviviera la pareja con sus hijos en muchos casos una cantidad numerosa que tenía que compartir el espacio, además, consus progenitores, a quienes cuidaba la mujer, que ejercía de ama de casa. En la actualidad, la familia está formada por la pareja, en la que ambos cónyuges trabajan para poder asegurarse el sustento, y uno o dos hijos, aunque cada día sean más los hogares de divorciados en los que convive uno de ellos con la descendencia. Los jóvenes disponemos ahora de un mayor espacio propio, lleno decomodidades, en el que podemos aislarnos y encontrar una relativa independencia dentro de la casa, sin tener que contribuir económicamente a los gastos, y sin ningún tipo de responsabilidad, lo que facilitaría la prolongación de nuestra permanencia en ella.

Debiéramos estar agradecidos a la sociedad y a los gobiernos por la posibilidad que nos brindan de acceder a unos estudios que salvaguardan nuestraJuventud de la explotación temprana laboral, proporcionándonos una formación personal, física e intelectual. Sin embargo, el fracaso escolar o el abandono de los estudios universitarios de muchos de nosotros parecen muestra suficiente de nuestro inexplicable rechazo y desinterés por lo que se pone a nuestro alcance.

Se nos critica que hayamos cambiado la cultura del esfuerzo y del trabajo porla de la pereza. Se nos acusa con frecuencia de darnos a la bebida, al sexo (las relaciones sexuales dicen, son cada vez más prematuras) y a la droga; también de nuestra falta de compromiso familiar, político y social. Se nos mira con recelo cuando nos agrupamos o entramos a formar parte de una tribu Urbana, que se supone siempre marginal y conflictiva; se temen nuestros excesos y violencia(quema de coches, destrozo de material urbano, etc.), de lo que se hacen inmediatamente todos los medios de comunicación. Los jóvenes resultamos insolentes, incómodos, conflictivos y una amenaza peligrosa.

Ciertamente valoramos mucho más a los amigos y el tiempo libre que lo que se nos ofrece en los centros, docentes o en el mundo laboral, al que accedemos en ocasiones solo para conseguir el dineroa fin de seguir divirtiéndonos después. Se tiende, quizá intencionadamente, a ignorar que muchos de nosotros también dedicamos nuestro tiempo y esfuerzo a colaborar desinteresadamente en proyectos y asociaciones de solidaridad y ayuda humanitaria.

No, la actitud de los jóvenes no es algo que se pueda tomar a broma. Por tradición y cultura, se exige que formemos un hogar. Para ello hemos de...
tracking img