Indulgencia de la porciúncula

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 4 (967 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 25 de mayo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Indulgencia de la Porciúncula: Origen y significado del "Perdón de Asís"

En la segunda mitad de julio de 1216, cuando faltaba poco para el 2 de agosto, primer aniversario de la consagración deSanta María de la Porciúncula, Francisco se presentó con fray Maseo ante el Papa, y le pidió "una indulgencia para el aniversario de la consagración, sin necesidad de limosnas".

El Papa se sorprendió,pues la ayuda económica era imprescindible en estos casos. Con todo le ofreció un año, más de lo habitual, pero al Santo le pareció poco uno, dos, tres o siete años, y replicó: "Plazca a vuestrasantidad concederme almas, no años". Y, ante la extrañeza del pontífice, le explicó: "Quiero, si place a vuestra santidad, por los beneficios que Dios ha hecho y aún hace en aquel lugar, que quien venga adicha iglesia confesado y arrepentido quede absuelto de culpa y pena, en el cielo y en la tierra, desde el día de su bautismo hasta el día y hora de su entrada en ella".

La perplejidad del Papaestaba más que justificada: el Concilio Lateranense IV, pocos meses antes había limitado a un año la indulgencia para la dedicación de una iglesia, y a sólo cuarenta días para el aniversario, con el finde favorecer la única indulgencia plenaria que existía entonces, la de Ultramar, establecida por el Concilio de Clermont (1095) con motivo de la Primera Cruzada.

En un principio estaba reservada alos peregrinos de Tierra Santa y a los cruzados, pero el Concilio acababa de hacerla extensiva a quienes colaboraran materialmente con la Cruzada. Por tanto, una indulgencia plenaria sin riesgofísico ni coste económico, con la sola condición de acudir a la Porciúncula sinceramente arrepentidos, era algo inconcebible; de ahí que el Papa respondiera: "Mucho pides, Francisco. La Iglesia no sueleconceder tales indulgencias". A lo que él replicó: "Messer, lo que pido no viene de mí, es el Señor quien me envía". Entonces el pontífice exclamó, por tres veces: "¡Me agrada que la tengas!".

Pero...
tracking img