Inflacion y desigualdad

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1238 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 29 de agosto de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
LA INFLACION y DESIGUALDAD
La inflación aumenta la
desigualdad; pero lo más
significativo es que el
incremento de la desigualdad
se da especialmente al
interior de la mitad inferior
de la pirámide distributiva.
Existe consenso entre los economistas que este año la actividad crecerá no
menos de 5% (podría elevarse hasta 6%) y, al mismo tiempo, que la inflación
subirá otro escalón,con un piso no inferior a 20% (más probablemente 25%)
Entre los factores que están impulsando la demanda agregada, el consumo
privado desempeña un papel significativo, sólo detrás de las exportaciones.
Las estimaciones prevén que aumente un 4% (podría ser 4.5%) ligeramente
por debajo del PIB.
Es cierto que, en ausencia de mejores alternativas (tasa en plazos fijos
negativa, dólarestable1) y una oferta de ventas en cuotas subsidiada, el
anticipo de consumo es, en medida no menor, un mecanismo de defensa
frente a la propia inflación; pero no lo es menos que no se explicaría sin una
mejora actual, y –sobre todo- esperada de los ingresos familiares. Nadie
gastaría anticipadamente o se endeudaría con la tarjeta aún con interés
cero, si no tuviera la expectativa de que susingresos subirán para hacer
frente a las alzas previsibles de precios de sus gastos corrientes, o si temiera perder el empleo.
La pregunta, por consiguiente, es si en un
escenario de crecimiento económico de
5% ó más, con el empleo en recuperación
-lenta pero recuperación al fin- la inflación
ya no tiene efectos tan socialmente perniciosos como en el pasado, cuando la
economía entrabaen períodos recurrentes
de stop and go.
La respuesta sería una –por sí o por no- si la Argentina fuera una sociedad
socialmente integrada, a partir de un mercado de trabajo homogéneo, con
relaciones laborales de alcance universal. Pero este no es el caso; por el
contrario, la nuestra es una sociedad fragmentada, consecuencia de un
mercado laboral segmentado, donde junto a un núcleoformal, de empleo
estable, productividad comparativamente alta, con protección legal y predominio de las relaciones colectivas de trabajo, convive una periferia informal,
signada por la precariedad, la baja productividad y la desprotección.

1. En rigor, aunque la tasa de interés es negativa en pesos, con la política cambiaria actual es
positiva en dólares. No obstante, descontados los costosde transacción, esta es una opción no
tan rentable y de difícil generalización

Hay una correlación muy estrecha entre la condición de formalidad laboral y
la posición en la pirámide distributiva: dos de cada tres empleos formales se
concentran en la mitad superior; al revés, dos de cada tres empleos informales están en la mitad inferior. Estos datos, no es ocioso señalarlo, son actualesy surgen de las bases de datos de la EPH.
En los tres deciles de más bajo ingreso familiar per cápita, que corresponden
a la población pobre, cerca de 60% de los ocupados son informales (asalariados no registrados, trabajadores domésticos y no asalariados sin capital).
Este último punto, de composición y distribución por tramos de ingreso de la
población según segmentación del empleo, esesencial para responder la
pregunta sobre los efectos sociales de la inflación.
Es obvio que la capacidad de negociación salarial frente a los aumentos de
precios, también guarda una asociación estrecha con la condición de formalidad. Es bien probable que los asalariados bajo convenio logren reajustar sus
remuneraciones en línea con la inflación esperada para este año (debe anotarse que esla primera vez que se negocia sobre la inflación esperada y no la
pasada). Ello por dos razones: de un lado, porque, no obstante la pérdida de
puestos formales durante la recesión reciente, el desempleo en este sector del
mercado laboral continúa siendo bajo (probablemente no mayor a 5%) y la
demanda de trabajo está en ascenso (moderado, pero, como se dijo, ascenso
al fin); del otro,...
tracking img