Informaciion

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1658 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 2 de junio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Erase una vez en el siglo XVIII, muchos hombres y mujeres sintieron que la razón era una luz poderosa que acababa con las tinieblas de la ignorancia, el atraso y la pobreza. El Siglo de las Luces o de la Ilustración.
Al principio esto sucedió en Inglaterra y Francia; luego en el resto de Europa y en América. Los ilustrados estaban en favor de la libertad y de la igualdad de todos loshombres ante la ley; querían acabar con los privilegios de los reyes, los nobles y la iglesia.
En el Siglo de las Luces la Nueva España tuvo cierto crecimiento económico, basado en la minería, que benefició casi exclusivamente a los españoles y a unos pocos criollos.
Al mismo tiempo, las reformas borbónicas significaron fuertes represiones, creció la desigualdad entre los ricos y los pobres,y la aspiración de los criollos de ocupara cargos públicos importantes permaneció insatisfecha. Además, hubo intensas sequías. Todo esto hizo crecer el malestar social.
Mientras tanto, según sucedía en otros países hispanoamericanos, algunos criollos comenzaron a reunirse en secreto para planear cómo cambiar el gobierno virreinal.
En 1810 Miguel Domínguez, corregidor (una clase dejuez) de Querétaro, y su esposa, Josefa Ortiz de Domínguez, empezaron a reunirse con algunos militares, como Ignacio Allende y Juan Aldama. A las juntas también asistía Miguel Hidalgo y Costilla, el párroco de Dolores.
La conspiración fue descubierta, pero antes de que las autoridades pudieran apresara a los participantes, la valiente doña Josefa lo supo y consiguió avisarle a Allende.Este cabalgó toda la noche para ir de San Miguel a Dolores sin que lo vieran y prevenir a Hidalgo: sus planes habían sido delatados.
Hidalgo y Allende adelantaron la fecha de su rebelión. De inmediato, en la madrugada del domingo 16 de septiembre, Hidalgo mandó tocar las campanas de la iglesia para reunir a la gente. Les recordó las injusticias que sufrían y los animó a luchar en contradel mal gobierno.
Los hombres y las mujeres que siguieron a Hidalgo no eran un ejército; eran un pueblo que quería un gobierno justo. No tenían armas suficientes, pero tomaron palos, hondas, machetes e instrumentos de labranza.
Hidalgo comenzó su marcha con seiscientos hombres, que pronto fueron casi ochenta mil. Lo seguían indios, mestizos, criollos y algunos españoles, militares,sacerdotes, peones y mineros iban mezclados, persiguiendo un mismo ideal de justicia.
En Atotonilco, Hidalgo tomó como bandera un estandarte con la Virgen de Guadalupe. Los insurgentes entraron sin resistencia a San Miguel el Grande, Celaya y Salamanca. Después llegaron a Guanajuato y exigieron a las autoridades que se rindieran. Pero éstas se encerraron con los españoles ricos en la alhóndigade Granaditas, para defenderse.
La tropa tomó el edificio, mató a sus ocupantes y saqueó la ciudad, sin que Hidalgo ni Allende pudieran evitarlo. Siguieron a Valladolid, que se rindió sin luchar, pues sus habitantes estaban atemorizados por lo que había sucedido en Guanajuato.
Cerca de Valladolid, José María Morelos habló con Hidalgo, quien le encargó que levantara en armas el sur ytomara Acapulco. Un puerto les permitiría comunicarse con el exterior.
Mientras tanto, en otros lugares habían estallado más revueltos. Hidalgo avanzó hacia la Ciudad de México. En las cercanías de la capital, en el Monte de las Cruces, venció al ejército realista.
Tras ese triunfo. Allende propuso que fueran sobre la capital, pero Hidalgo se negó. Tal vez consideró que no teníahombres y armas suficientes, o terminó que la ciudad fuera saqueada como Guanajuato. El caso es que prefirió regresar a Valladolid; desalentados por esa decisión, muchos de sus seguidores abandonaron el ejército.
Poco después, los insurgentes fueron derrotados por Félix María Calleja en Aculco, en el hoy estado de México. Quedaron casi aniquilados y perdieron muchas armas y provisiones....
tracking img