Informe Sobre "La Práctica Del Imperio"

Descripción del libro
La práctica del imperio. Título original: The practice of Empire
Edición en español, 1975
Revista de Occidente, S.A.
Madrid. España
252 págs.

Contenido del libro
Prólogo a la edición corregida, prologo por J.M. Batista i Roca.
Introducción. Capítulos: La teoría española del Imperio en Sicilia, La administración central del Imperio, La administración imperial enlas provincias, La tributación y la repercusión de las finanzas del Imperio en Sicilia, La administración central del Imperio, La administración imperial en las provincias, La tributación y la repercusión de las finanzas del Imperio en Sicilia, El gobierno de Sicilia y las organizaciones políticas independientes, Los virreyes y Madrid.
Conclusión, apéndices, bibliografía e índice analítico.Síntesis del contenido

Prefacio
El autor da cuenta de lo novedoso del tema de su monografía: la organización del imperio español en Sicilia. Ya que los historiadores tanto españoles como italianos ignoraban ese periodo particular de la historia. O hacían trabajos demasiado amplios (historias generales de Sicilia) escritos por historiadores italianos. El problema, afirma elautor, radica en las tendencias personales de los historiadores sicilianos, y en la poca fiabilidad y variedad de sus fuentes.
Aquí el autor nombra el origen de algunas de sus muchas fuentes para su ensayo: fuentes contemporáneas, impresas y manuscritas. Entre los que se encuentran, a saber, colecciones de diarios del siglo XVI, compilaciones legales, actas del Parlamento, documentos administrativostales como presupuestos, etc. Y el núcleo de toda su investigación gira en torno de la correspondencia privada (y oficial) entre los gobiernos siciliano y español. La mayoría de estos documentos tienen un origen de archivo, principalmente el Archivo General de Simancas, la Biblioteca Nacional de Madrid, el Museo Británico, etc.














Capítulo I: INTRODUCCION

Lasdiferencias entre los modos de elección características entre la corona de castilla y la de Aragón, se trasladaron a los territorios fuera de España. Siendo que en la primera mitad del siglo XV Alfonso de Aragón estableció en Nápoles la capital de su imperio mediterráneo aragonés. Los principales enemigos de esta ciudad eran obviamente las ciudades fuertes del norte de Italia: Génova, y Milán. TantoNápoles como Mesina durante el siglo XVI van a estar en constante tensión económica con aquellas ciudades. Dependían económicamente de sus bancos y de sus ricas manufacturas.
Mientras los castellanos y portugueses colonizaban las Indias y parte de México y la plata de las minas de Perú afluían a las cortes de Madrid y Europa occidental, en la región de Sicilia todavía se vivía con el recuerdo delterror turco. El temor a posibles invasiones turcas mantuvo militarmente en vilo a Sicilia durante todo el reinado de Felipe II.
Espiritualmente, el mapa en Europa también se veía complicado. En el inmenso imperio español, las creencias chocaban o se superponían. La reforma luterana en los Países Bajos, la Contrarreforma, y las mismas divisiones entre católicos (jesuitas, franciscanos, etc.), tomarongran importancia en este periodo histórico. La figura de El Tribunal de la Inquisición (con todos sus adherentes) era un estado dentro de un estado. La máxima arma enemiga de los gobernadores en Sicilia, ya que era un poder equivalente al Rey, pero externo al imperio.
La visión de las reformas administrativas la tuvieron Fernando e Isabel: querían extender y hacer más fuerte su monarquíaaplicando principios de organización nueva y más eficiente en ciudades estado y principados. Una idea de gobierno centralizado y burocrático. Un objetivo demasiado complejo e ideal, como veremos más adelante, de cumplir.
Durante el siglo XVI, mientras el norte de Italia era tierra de experimentación y Renacimiento, Sicilia todavía se desvivía con intrigas feudales y enfrentamientos de clase....
tracking img