Ing. informatica

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1055 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 1 de septiembre de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
LA CONDUCTA EN LA ESCUELA
El comportamiento de los niños y adolescentes en los centros escolares ha sido siempre una constante de preocupación y tema que ha dado lugar a numerosas investigaciones y escritos. En la actualidad sigue siendo un aspecto de la vida escolar que, en vez de solucionarse, se va haciendo más preocupante, incluso en países de cultura más avanzada. Es una situacióncompleja, condicionada por factores diversos que se entrelazan y por tanto, sin una causa única a la cual apuntar. No obstante, es común que de un sector a otro se lancen acusaciones de culpabilidad. Muchos docentes señalan a los padres y a la pérdida de valores familiares; los padres de los niños recriminan a la escuela y a los maestros de haber abandonado la mística educativa y de no comprender a lajuventud; ambos, padres y educadores escolares, acusan a la sociedad con sus medios de comunicación, sus atractivos perniciosos, e incluso a sus leyes de protección al menor, de ser en buena parte responsables del “descontrol” de la juventud. Esta, por su parte, rechaza una vida familiar y escolar que pretende fundamentarse en patrones de relación que consideran autoritarios y no acordes con larealidad actual. El discurso de los mayores sobre los supuestos valores que se deben practicar, no les significa mucho en un mundo en el que ven a estos mismos adultos dejarlos de lado cada vez que les conviene.
Por otra parte, tanto a nivel familiar como escolar.
CONDICIONES RELACIONADAS CON LAS CONDUCTAS PERTURBADORAS EN LA ESCUELA
Influencia del educador y el sistema educativo en la génesis delas conductas perturbadoras
El educador
El aula es un escenario donde actúan los docentes, cada uno con su personalidad, sus experiencias y sus convicciones respecto a la labor que se espera de él o ella, y los discentes conformando a su vez un conglomerado diverso. Es un pequeño mundo en el que se establece una compleja red de interrelaciones de la que depende en gran medida que se de unadecuado proceso de enseñanza y aprendizaje. Si en esta trama relacional se producen focos de tensión se afectará de diversas maneras la labor pedagógica. La vivencia en un salón de clases puede convertirse en una experiencia muy satisfactoria y productiva, o por el contrario, en una muy desagradable y traumática, sino para todos los actores, al menos para algunos de ellos, incluyendo a loseducadores. Las conductas de los alumnos están de hecho muy influidas, positiva o negativamente, por el tipo de relación que se establezca entre ellos y el docente, o entre ellos mismos. De esto deben estar muy conscientes los encargados de encauzar la educación escolar. Veremos ahora cuáles son las actitudes y acciones de los maestros y profesores que pueden provocar el surgimiento de conductas indeseableso agravar las ya existentes.

La falta de empatía
La empatía se define como la identificación mental y afectiva de un sujeto con el estado de ánimo de otro. Los niños perciben con facilidad cuando no se les quiere y reacciona ante esa falta de cariño con tristeza o con rebeldía. En la escuela primaria, el niño percibe a su maestra o maestro de una manera no siempre consciente, como unsegundo padre o madre que lo protegerá y lo guiará todo el tiempo que pase en la escuela, y espera de el o ella lo mismo que de sus padres: Afecto y consideración. Un gran humanista del renacimiento, Erasmo de Rótterdam, dijo, muy acertadamente, que el primer deber de todo maestro es hacerse amar pos sus discípulos. El afecto constituye la base de una relación empática entre adulto y niño. Cuando unestudiante viene de un hogar en el que no recibe la atención afectiva suficiente, con mayor razón la esperará de sus maestros. En los años de la secundaria, los jóvenes esperan encontrar en el profesor una persona que “sepa atraerse la estima y el afecto divirtiéndose (moderadamente) con los alumnos… un auténtico camarada al cual debiéramos mucho respeto” (M. Marchand: La afectividad del educador....
tracking img