Ingeniero

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 9 (2102 palabras )
  • Descarga(s) : 26
  • Publicado : 30 de agosto de 2009
Leer documento completo
Vista previa del texto
Perfil de una Eneatipo OCHO (del Eneagrama)
Venancio, el sindicalista.

Lugar de nacimiento: un barrio obrero en las afueras de Madrid.
Fecha de nacimiento: en la posguerra
Padres: Dos, un hombre y una mujer, el padre de profesión jornalero en una empresa de calzado y por la tarde jugador de mus y julepe en la taberna del Isidro. La madre, todo corazón y sirvienta en casa de los marquesesde Pradopardo. Un hermano más pequeño y más joven que él y una hermana mayor pero más bajita. Todos estos individuos componían la familia de Venancio Esthier Coll. El Veni del barrio, como le llamaban sus amigos.
Venancio demostró desde bien jovencito una gran rebeldía y una falta de respeto manifiesta con la autoridad. Alardeaba con sus colegas del barrio de ser el más fuerte de todos loschicos de la pandilla, el más atrevido en las aventuras que corrían y el más arrogante con las chicas que pasaban por la calle. No le tenía miedo a nada, bueno a nada no, le tenía un miedo atroz a los cangrejos, pero como en el Madrid de aquel entonces no es que hubiera muchos cangrejos, podía disimular sin mucho esfuerzo la desazón tan grande que le producían tales bichitos de seis patas y dos pinzas.Era un terror inconsciente, injustificado, aunque parece ser que cuando era casi un bebe su madre tuvo la idea de hacer una paella para celebrar el primer cumpleaños del pequeño Veni. Su madre que era muy cariñosa pero un poco descuidada con las cosas de la cocina, puso la bolsa donde iban los cangrejos que había comprado en la pescadería de Rufo el cigala, hombre de grandes bigotes, cerca de lacuna donde estaba Veni, con tan mala suerte que uno de ellos, el más desesperado, salió todo ufano de allí con el ánimo poco acertado de regresar a la orilla del mar. El cangrejo que no era muy inteligente, dado su escaso cerebro, se refugió entre las sábanas del pequeño Veni, con la poca astucia de pellizcar las naricitas del benjamín. La respuesta de Veni no se hizo esperar, primero fue ungrito, después un llanto y por último la zapatilla de Doña Pruden, que era una vecina que hacía compañía a la madre de Veni.
Eso fue la primera experiencia que hizo que Veni se sintiera desprotegido y en franca desventaja en este mundo un tanto cruel.
Los padres de Veni, como hemos dicho eran dos, Don Acero Esthier, hombre que no hacía honor a su nombre pues era blando en el trabajo y sucio y pocobrillante con su esposa, Doña María de las Desgracias Coll y Coll pues sus padres eran primos hermanos, acostumbrada al sufrimiento y a zurcir los calcetines desgastados de su marido. Eso cuando no le tocaba encajar alguna que otra torta que su querido Acero la propinaba cada vez que había perdido al julepe en la cantina.
Esto fue así hasta que Veni, Venancio a partir de ahora, dejó de ser niñoy un día que su padre venía de nuevo agarrado a una farola y tenía el propósito de emprenderla de nuevo con la pobre madre, el ya mozalbete de Venancio se puso en medio, y sólo con la mirada retadora que cruzó con su padre fue suficiente para que el Señor Acero se derritiera y se alejara dando tumbos como acostumbraba antes de caer como un fardo en el catre. El comentario que hizo su madre trasel incidente fue: “Hijo no has debido ser tan violento con tu padre, él es bueno”, comentario que sirvió para que Venancio sintiera compasión y al mismo tiempo un profundo desprecio por las personas como su madre, débiles de carácter y pusilánimes incapaces de defenderse por sí mismas. Desde aquel día se juró asimismo defender a los débiles y luchar a brazo partido con todo lo que se interpusieraen su camino.
Los esquemas mentales de Venancio a partir del incidente se estructuraron de la siguiente manera: El mundo es para los fuertes, y sólo hay dos clases de personas los buenos y los malos. A los malos ni agua, y a los buenos ojito, sólo si son buenos conmigo porque si no es así inmediatamente pasan a formar parte del grupo de los malos. Si me muestro débil, me van a comer, y eso no...
tracking img