Iniciación a la abogacia

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 28 (6908 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 22 de enero de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
INTRODUCCIÒN

La Orden de los Abogados surgió de nuestras más antiguas tradiciones; los abogados siempre han estado al servicio de una misma idea: la defensa; y de un mismo ideal: la justicia, proteger a los acusados contra los errores y las pasiones de que puedan ser victimas; jamás han dejado de defender a los desdichados, de apelar a la piedad y a la misericordia.
Por lo tanto,nuestra profesión es de las que exigen una pasión exclusiva y una total entrega, conocer nuestra profesión, es amarla; no basta recordarlo; es un deber hacerlo.

1. INTRODUCCION A LA VIDA JUDICIAL
En Palacio de Justicia, un nuevo mundo se abre: el de los litigantes y gente de justicia, juzgar es, por lo demás, la obra mas difícil del espíritu humano, es el drama del conocimiento, de la verdad, dela justicia, cuyos datos son imperfectos, relativos, cambiantes, como son las ideas que nos hacemos de las cosas.
Pascal ha resumido esta impotencia en forma sorprendente: “Graciosa justicia que limita un río; verdad hacia acá de los Pirineos, error más allá.”
1.1 Grandeza y servidumbre Judiciales
Es sólo el juez quien, en el naufrago universal de todas las creencias, cuando los hombres sedoblan bajo el peso de la duda que les aplasta, conserva el temible poder de dar la solución humana, era el tiempo en el que el juez representaba al propio soberano; portaba sus vestiduras: esclavina escarlata forrada de armiño; tiene idéntica grandeza, la plenitud que da la auténtica inteligencia, Taine define: facultad de conocer, de comprender, de ver la cuestión en su integridad, conocer laresistencia, admitir la parte de las razones opuestas.
Ser paciente, pues la paciencia es gran parte de la justicia; una Ordenanza de 1320 prohibía a los jueces hablar, durante los alegatos, de asuntos `personales, pedirse noticias y retozar, si alguno sintiera de seos de hacerlo, podría cuando hubiesen sonado las doce, pues la palabra necesita siempre de alguien que la escuche. La libertad delos alegatos puede dar a la autoridad de las sentencias; libertad que los magistrados han respetado bajo todos los regímenes.
Grandeza y servidumbre judiciales, dijo Anatole de Monzie; adquieren un profundo significado en las épocas revueltas: “Admiro a los jueces que juzgan, extrañándome de que se atreven a hacerlo, lo hacen lo mejor que pueden con una honradez a la vez medrosa y ostensible.Pero se les exige demasiado; se abusa de su consciencia, puesto deben proporcionar al poder público una excusa o coartada. El hombre encargado de impartir justicia en la tierra tiene el deber de dar a la sociedad una vida apacible, zanjando los debates.
Contemplar a esos augustos tribunales en que la justicia pronuncia sus oráculos; a los dioses de la Tierra, que en verdad mueren como hombres,pero que a pesar de ello deben juzgar como dioses, sin temor, sin pasión, sin interés.

1.2 Gente del Rey y de Justicia
El juez no puede lograr su obra sino en un ambiente sereno; el litigante mismo no podría dárselo, está tan cerca de su interés, que llega a confundirlo con su derecho; se indigna o se inquieta desordenadamente; su emoción borra su lucidez; su convicción se conserva enfebrecida.En el debate que se desarrolla ante el juez, el litigante está representado por su apoderado, distinción necesaria entre dos funciones: la de apoderado, cuyo papel consiste en representar a las partes, en ser responsables de sus títulos, en poner el negocio en estado de ser resuelto y la del abogado , despreocupado del procedimiento y de la representación de las partes, tiene una doble misión:consultar y litigar; el Ministerio Público presenta sus peticiones en interés de la ley; la sentencia judicial se formula después de un debate contradictorio en el que cada quien hace escuchar su voz.
En nuestra antigua legislación, el Rey escogía en la Orden de los Abogados a aquellos que la ciencia, el amor del trabajo, la reputación sólida, llamaban su atención, les encomendaba los asuntos...
tracking img