Inquilinario

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1312 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 18 de junio de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Arbitraje arrendaticio

a materia inquilinaria soporta, en nuestra opinión,
el sometimiento al arbitraje, aun cuando no en
toda su extensión. La Sala Político Administrativa
del Tribunal Supremo de Justicia ha señalado que «no es
posible en un contrato de arrendamiento la inclusión de
una cláusula de arbitraje» (Cfr TSJ-SPA, Sent. 05-02-2003,
n° 159), aun cuando no ha llegado a serratificada en esta
forma radical.
Veamos las razones que autorizan
el arbitraje arrendaticio:
a)El arbitraje por sí mismo no presupone disminución
o menoscabo de los derechos arrendaticios
En los árbitros debe presumirse la garantía de imparcialidad,
independencia e idoneidad, ya que normalmente el tribuna
lo conforman tres árbitros escogidos por las partes e, igual
que los juecesordinarios, están sujetos a recusación. Por
manera que el árbitro o los árbitros (siempre en número
impar) tendrán la idoneidad y la potestad –fundada en la
ley y en la convención de los comprometidos– de juzgar la
causa tal como lo haría un tribunal del Estado, y por tanto
declararán improcedente cualquier renuncia que haya
hecho el arrendatario, con fundamento en el artículo 7º dela Ley de Arrendamientos Inmobiliarios, tal como lo haría
un juez funcionario público. En otras palabras, el acuerdo
de arbitraje no implica per se una renuncia, disminución o
menoscabo de los derechos que la Ley especial establece
para beneficiar o proteger a los arrendatarios.
«La arbitrabilidad laboral estará condicionada por

cuestiones o conflictos de la rama social del Derecho“disponible” para las partes; fuera de esta limitación,
que por otra parte es común a todo el arbitraje como
jurisdicción convencional, no existe separación posible,
al menos desde el punto de vista doctrinal, entre arbitraje
comercial y laboral» (Cfr CHILLÓN MEDINA, JOSÉ MI y
MERINO MERCHÁN, JOSÉ FERNANDO: Tratado..., 2ª edición,
Madrid, Civitas, 1991, p. 130).
b) Transacción yrenuncia de derechos
El artículo 7° de la Ley establece: «Los derechos que la
presente ley establece para beneficiar o proteger a los
arrendatarios son irrenunciables. Será nula toda acción,
acuerdo o estipulación que implique renuncia». Pero
nótese que renunciar no es transigir. Se renuncia a un
derecho cuando se abandona incondicionalmente. Se
transige cuando se concede un derecho acambio de que
el otro haga otro tanto. Lo esencial en la transacción es las
“concesiones recíprocas” (cfr Art. 1.713 CC); lo característico
de la renuncia es la dejación incondicional de un derecho.
Podría decirse que la transacción es una doble renuncia a
derechos propios, pero esto no es lo esencial; lo esencial
es que en la transacción cada interesado recibe algo a
cambio, queviene a ser lo concedido por su contrario. De
aquí deducimos que la irrenunciabilidad de los derechos
favorables al arrendatario no impide ni hace nulos los
acuerdos arbitrales ni las acciones en ellos fundadala capacidad de las partes para poder comprometer
El acuerdo de arbitraje es una transacción lícita, reconocida
y auspiciada por la Constitución (Art. 258): La ley promoverá
elarbitraje, la conciliación, la mediación y cualesquiera
otros medios alternativos para la solución de conflictos.
Es un contrato en el que ambas partes hacen recíprocas
concesiones de su derecho (renunciable) a dirimir el
conflicto ante la justicia ordinaria y escogen la jurisdicción
privada –que tiene como fundamento la ley y el acuerdo–
como el medio para solucionar sus diferencias:están
vinculadas al contrato por cuanto pacta sunt servanda (los
pactos deben cumplirse), y sólo quedan desligados del
pacto por virtud de renuncia expresa o tácita.
La Ley de Arrendamientos Inmobiliarios prohíbe la
renuncia de ciertos derechos del arrendatario, pero no
prohíbe que haya transacción sobre tales derechos. El
objeto de todo acuerdo de arbitraje es el modo alterno
de...
tracking img