Instructivo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1032 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 14 de febrero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Instrucciones para hacer un motor eléctrico casero:
MATERIAL:
2 baterías AA o alguna fuente de energía de unos 3 volteos
Dos cables eléctricos de 10 cm cada uno
Un trozo de madera de 4x5x1 pulgadas
Un imán de ferrita, (de bocina) o uno de neodimio
Más o menos un metro de alambre de cobre esmaltado #30 (también le llaman alambre para bobina)
Dos alambres de cobre esmaltado (de bobina) #20o equivalente
O dos clips sujetapapeles de los grandes
COMO HERRAMIENTAS UTILIZAREMOS:
Un alicate
Una cuchilla o cúter
Un cilindro de 1.5 pulgada de diámetro
PROCEDIMIENTO:
-Comenzaremos con la bobina:
Tomamos el alambre de cobre y lo envolvemos en el cilindro dando unas 7, 8 o 9 vueltas dejando unos 8 centímetros libres, esto para hacer las patullas que funcionaran como ejes de la bobinaSacamos del cilindro y con las espigas que dejamos les damos unas 2 vueltas solo para mantenerlas unidas
Los mantenemos en el mayor equilibrio posible
A una patita le quitamos todo el esmalte y nos funcionara como conector, y a la otra se la quitamos de un lado y nos servirá como interruptor
SEGUIMOS CON LAS BASES:
Tomamos el cable grueso y le quitamos el esmalte y con el alicate ladoblamos de manera ganso
Con el otro extremo le quitamos el esmalte y le conectamos el cable eléctrico
Lo apretamos bien para evitar que se suelte hacemos dos de estas y las pegamos al trozo de madera podemos colocar una cajita de juguete en el que meten las pilas, es opcional pero es muy recomendado, ponemos la bobina en este lugar y el imán debajo, para evitar el deslizamiento de la misma podemostomar un poco de cubierta del cable y colocárselo a cada patita
Y ya tenemos un motor eléctrico

EL RUEGO DE GABRIELA MISTRAL
Señor, tú sabes cómo, con encendido brío,
por los seres extraños mi palabra te invoca.
Vengo ahora a pedirte por uno que era mío,
mi vaso de frescura, el panal de mi boca,
cal de mishuesos, dulce razón de la jornada,
gorjeo de mi oído, ceñidor de mi veste.
Me cuido hasta de aquellos en que no puse nada;
¡no tengas ojo torvo si te pido por éste!
Te digo que era bueno, te digo que tenía
el corazón entero a flor de pecho, que era
suave de índole, franco como la luz del día,henchido de milagro como la primavera.
Me replicas, severo, que es de plegaria indigno
el que no untó de preces sus dos labios febriles,
y se fue aquella tarde sin esperar tu signo,
trazándose las sienes como vasos sutiles.
Pero yo, mi Señor, te arguyo que he tocado,
de la misma maneraque el nardo de su frente,
todo su corazón dulce y atormentado
¡y tenía la seda del capullo naciente!
¿Que fue cruel? Olvidas, Señor, que le quería,
Y él sabía suya la entraña que llagaba.
¿Que enturbió para siempre mis linfas de alegría?
¡No importa! Tú comprende: ¡yo le amaba, le amaba!Y amar (bien sabes de eso) es amargo ejercicio;
un mantener los párpados de lágrimas mojados,
un refrescar de besos las trenzas del cilicio
conservando, bajo ellas, los ojos extasiados.
El hierro que taladra tiene un gustoso frío,
cuando abre, cual gavillas, las carnes amorosas.
Y la cruz(Tú te acuerdas ¡oh Rey de los judíos!)
se lleva con blandura, como un gajo de rosas.

Aquí me estoy, Señor, con la cara caída
sobre el polvo, parlándote un crepúsculo entero,
o todos los crepúsculos a que alcance la vida,
si tardas en decirme la palabra que espero.
Fatigaré tu...
tracking img