Integridad del hombre

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 15 (3678 palabras )
  • Descarga(s) : 31
  • Publicado : 18 de septiembre de 2009
Leer documento completo
Vista previa del texto
Finalizando unos apuntes personales sobre el tratado de Trinidad, quisiera presentar algunas reflexiones de conjunto. Su estilo será, por tanto, conclusivo y sin detenerme mayormente a probar las afirmaciones particulares. Supone, pues, una buena familiaridad con el tratado y la bibliografía correspondiente, la cual no será evocada aquí (1).
1) LA EXPERIENCIA DE DIOS. RETORNO A LA MONARQUÍA DELPADRE
La verdadera experiencia de Dios es la experiencia del trascendente, del totalmente otro, del incomprensible. Solo así se trata verdaderamente de Dios y no de una creatura (ídolo), simple proyección humana. En la tentación panteísta de la divinización, en que el hombre se disuelve en la divinidad, se pierde la verdadera trascendencia, trascendencia respecto a mi 'yo' y a mi mundo. Pero paraque el trascendente, a la vez, me conmueva y remezca (para que me toque), tiene que ser mi salvación, lo que implica que Dios está cercano, que es, en cierto sentido, inmanente al mundo. Si por la inmanencia dejara de ser el Dios trascendente, no me salva. Dicho de otra forma, la experiencia de Dios es de relación o unión transformante con el trascendente. Esa es la salvación, a la que aspiramos(2). La experiencia religiosa se juega, pues, en la afirmación, a la vez, de esta trascendencia y de esta inmanencia.
La esencia, pues, de la experiencia religiosa supone la suma inmanencia del sumo trascendente. El caso de Jesús de Nazaret es la culminación de ella. Ha sido dicho con los cuatro adverbios de Calcedonia: sin mezcla y sin separación. La unión no puede desvirtuar a Dios ni al hombre.Dios se muestra verdaderamente Dios porque es capaz de la suma inmanencia, y el hombre alcanza su plenitud (salvación) en la unión íntima con ese Dios. Así fue en Jesús. Y lo que era Jesús de Nazaret se reflejaba y realizaba en su personal experiencia del Abba, del reino del Padre que viene.
Esto se refleja de alguna manera en la experiencia de Dios de todo cristiano y, más distante yoscuramente, en la experiencia de todo hombre de buena voluntad. Así, la afirmación atea de que Dios no existe provendría de un mal o falseado esclarecimiento (3) de la experiencia común humana (4), aunque verdadero en cuanto puede negar algunas imágenes idolátricas de Dios. Según Rahner (5), al afirmar que Dios no existe, el ateo, sin embargo, se está fundando en ese mismo misterio existente, percibidooscuramente (como el hacia donde de su dinamismo), que está coimplicado en la trascendencia de todo conocimiento y amor humanos (6). Es decir, al negar a Dios, implícitamente lo afirma. El ateísmo (7) es un hecho cultural poscristiano (8), gracias a que el cristianismo, insistiendo en la trascendencia de Dios, desdivinizó el mundo (9). El hombre en su encierro en la razón teórica kantiana y en susubjetividad, en su miopía respecto al trascendente que pudo parecerle innecesario (10), o en busca de la autonomía absoluta, o en cierto despecho o purismo por el problema del mal, etc., declaró inexistente a Dios. Al hacerlo, el ser humano perdió su sentido profundo, porque, como dice Agustín, "nuestro corazón está inquieto hasta que descanse en ti", Señor (11). El drama del humanismo ateo es,pues, que, al matar a Dios, mató el sentido del hombre.
El rechazo ateo se debe, en buena medida, a que no supieron entender la trascendencia-inmanencia de Dios y la creyeron concurrente con el hombre (para que el hombre creciera y fuera libre tenía que desaparecer Dios), o causa supletoria en el cosmos (para lo que no sabían explicar científicamente), o contradictoria con el mal existente. Esta malainmanencia-trascendencia de Dios (concurrente, al mismo nivel causal) era propia de la cultura antigua que fue evangelizada. Esta inculturación de la fe hace crisis con el cambio de la cultura, en que se descubren las leyes científicas y las autoproyecciones de la subjetividad (12) del hombre (13). A este rechazo contribuye también la caricatura de Dios (sobre todo como padre autoritario y...
tracking img