Inteligencia emocional

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 64 (15938 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 9 de enero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
La inteligencia emocional
Daniel Goleman
El Desafío de Aristóteles:
Cualquiera puede ponerse furioso... eso es fácil.
Pero estar furioso con la persona correcta,
en la intensidad correcta, en el momento correcto,
por el motivo correcto, y de la forma correcta... eso no es fácil.

El libro comienza con una introducción llamada el desafío de Aristóteles que explica su frase y dice que enlos noticieros de todos los días abundan informes de este tipo sobre la desintegración de la cortesía y la seguridad, un ataque violento del impulso ruin que todo lo destruye. Pero las noticias sólo reflejan en una escala más amplia la sensación de que existen cada vez más emociones fuera de control en nuestra propia vida y en la de quienes nos rodean. Nadie queda apartado de esta errática corrientede arrebato y arrepentimiento; impregna la vida de todos, de una u otra forma.
En la última década hemos visto una constante sucesión de informes de este tipo, que reflejan un aumento de la ineptitud emocional, la desesperación y la imprudencia en nuestras familias, nuestras comunidades y nuestra vida colectiva.
Una extendida enfermedad emocional se expresa en el aumento de los casos dedepresión en el mundo entero, y en los recordatorios de una creciente corriente de agresividad: adolescentes que van a la escuela con armas, accidentes en autopistas que acaban con disparos, etc. Maltrato emocional, disparos indiscriminados y estrés postraumáticos son expresiones que han pasado a formar parte del léxico común. El “déjame en paz" ahora ocupa el lugar de "que le vaya bien".
Por quéemprender ahora esta exploración
Después habla del porque hacer la investigación, menciona los avances como que en la última década, a pesar de las malas noticias que produjo, también fue testigo de un entusiasmo sin precedentes con respecto al estudio científico de las emociones. Más increíbles son las visiones del cerebro en funcionamiento, posibilitadas por métodos innovadores como las nuevastecnologías de las imágenes cerebrales. Estos métodos han hecho visible por primera vez en la historia de la humanidad lo que siempre ha sido una fuente de absoluto misterio: exactamente cómo opera esta intrincada masa de células mientras pensamos y sentimos, imaginamos y soñamos.
Esta corriente de datos neurobiológicos nos permite comprender más claramente que nunca cómo los centros de la emoción delcerebro nos provocan ira o llanto, y cómo partes más primitivas del mismo, que nos mueven a hacer la guerra y también el amor, están canalizadas para bien o para mal.

La ciencia es capaz de abordar con autoridad estos interrogantes urgentes y sorprendentes que despierta la psiquis en su aspecto más irracional, con el fin de trazar con cierta precisión el mapa del corazón humano.

Este mapaofrece un desafío a aquellos que adhieren a una visión estrecha de la inteligencia, argumentando que el cociente intelectual es un factor genético que no puede ser modificado por la experiencia vital, y que nuestro destino en la vida está fijado en gran medida por estas aptitudes.
Este argumento pasa por alto la pregunta más desafiante ¿Qué podemos cambiar que ayude a nuestros hijos a tener mejorsuerte en la vida? ¿Qué factores entran en juego, por ejemplo, cuando las personas que tienen un elevado cociente intelectual tienen dificultades y las que tienen un cociente intelectual modesto se desempeñan sorprendentemente bien?
El autor afirmaría que la diferencia suele estar en las habilidades que aquí llamamos inteligencia emocional, que incluye el autodominio, el celo y la persistencia,y la capacidad de motivarse uno mismo.
Y estas habilidades, como veremos más adelante, pueden enseñarse a los niños, dándoles así mejores posibilidades de utilizar el potencial intelectual que la lotería genética les haya brindado. El propósito del viaje es comprender qué significa proporcionar inteligencia a la emoción y cómo hacerlo.
Primera Parte: EL CEREBRO EMOCIONAL. Arquitectura...
tracking img