Interpretacion erotica Mito de las Cavernas

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 2 (319 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 25 de marzo de 2014
Leer documento completo
Vista previa del texto
Interpretación Erótica del Mito de la Caverna
Comencemos por entender que es dialéctica. Dialéctica es, de forma sucinta, el ejercicio de la razón, por ende una actividad cognoscitiva.Ahora, esto es la dialéctica entendida como método racional. Si hablamos de la dialéctica entendida como impulso erótico es una actividad más emotiva y volitiva (dicho de la voluntad) queintelectual, es decir dentro de la esfera de los sentimientos encontramos el amor o deseo por la belleza, del hecho de gozar por su posesión. Pero: ¿Es simplemente algo que aspira dentro de loaparente por lo también aparente? El objeto final de esta dialéctica es el de la comprensión estética por el mundo de lo inteligible, el de las ideas. Y la idea de belleza es la aspiración final porantonomasia de la búsqueda de esta forma de razonar. Ahora, demos una mirada al texto del “Banquete” de Platón para entender un poco más el concepto que este tiene por belleza (que escapa algoal concepto trivializado que damos al término belleza comúnmente):

“…y entonces, teniendo una idea más amplia de lo bello, no se verá encadenado como un esclavo en el estrecho amor de labelleza de un joven, de un hombre o de una sola acción, sino que lanzado en el océano de la belleza, y extendiendo sus miradas sobre este espectáculo, producirá con inagotable fecundidad losdiscursos y pensamientos más grandes de la filosofía, hasta que, asegurado y engrandecido su espíritu por esta sublime contemplación, sólo perciba una ciencia, la de lo bello.”
Platón,Banquete, o del Amor.

La aspiración absoluta de la belleza comienza por la apreciación estética de algo común del mundo de las apariencias para que, paso a paso, vaya comprendiendo más ideasdentro de éste para así acabar contemplando y comprendiendo la existencia de una belleza absoluta: nada es más bello que saber que uno conoce la verdad absoluta.

Paulo César Cárdenas Macher