Intimidad

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 10 (2283 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 7 de febrero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
¿INTIMIDAD O SEGURIDAD?

Texto: Marta Iglesias.
En el verano del 96 un tema copa los medios de comunicación: la Ley 4/97, conocida familiarmente como En el verano del 96 un tema copa los medios de comunicación: la Ley 4/97, conocida familiarmente como Ley de Videovigilancia. La polémica suscitada por el derecho a la intimidad incluso en lugares públicos, vino precedida por la venta de datos desus abonados por parte de Telefónica. Con las reacciones de protesta, los españoles dejamos claro que queríamos privacidad. 
Pero a principios del 99 se articula la Ley. Ya se puede usar. Está aquí y pocos se han enterado. El silencio con el que se ha colado presagia tormenta.
Dice la Constitución que "las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, bajo la dependencia del Gobierno, tendrán como misiónproteger el libre ejercicio de los derechos y libertades y garantizar la seguridad ciudadana". Y amparándose en este artículo nace la Ley 4/97 de Seguridad Ciudadana-Videovigilancia, que autoriza a instalar cámaras fijas y móviles en lugares públicos, ya sean abiertos o cerrados. De nada han valido los esfuerzos de jueces, políticos y ONGs de declarar inconstitucional tal ley. Hay que reducir laviolencia y ante ello el fin justifica los medios, aseguró el Gobierno. El proyecto de Ley siguió adelante y el 4 de agosto de 1997 se convirtió en la Ley Orgánica 4/97. Con nombre y apellidos. Las protestas todavía continuaron un tiempo más, y se apagaron. Momento adecuado para poner en marcha el Reglamento que diese forma a la Ley. 
Desde el 18 de abril de este año ya existen Ley, Reglamento ycámaras autorizadas a vigilar espacios públicos bajo la supervisión de la policía. Carteles y placas alertan al peatón de que entra en zona de videocámaras con un radio de entre 500 y 900 metros, aunque no hacen constar la situación concreta de las mismas. Pero, después de las primeras críticas a la Ley, el reglamento da orden de destruir las grabaciones que incluyan el interior de edificios cercanos ytodas aquellas en las que figuren conversaciones privadas o en las que aparezcan personas en actitudes que puedan afectar a su intimidad. Y a título personal "toda persona que considere razonablemente que figura en grabaciones efectuadas con videocámaras, podrá ejercer el derecho de acceso a las mismas, mediante solicitud dirigida a la autoridad encargada de su custodia", a cuya petición debecontestar la autoridad competente en diez días. En cualquier caso, el reglamento establece que las cintas se destruirán en el plazo máximo de un mes, salvo que las grabaciones tengan que ver con infracciones penales o administrativas.
Pese a lo completo del reglamento, ya hay quien levanta la voz. Salvador Rodrigo, periodista, afirma en la revista Políticaque "los ciudadanos, a pesar de lascorrecciones del reglamento, no podemos tener garantías de lo que harán durante un mes las videocintas en las comisarías. El problema no es sólo quién controla a los controladores que, como el CESID español, están absolutamente fuera del control ciudadano, judicial, social y parlamentario. Sino también por qué hay que controlar a la sociedad de esta perversa manera, en vez de buscar mayores garantías parael disfrute de los derechos y libertades".
LA JUSTICIA CRÍTICA.
José Antonio Martín Pallín. Magistrado del Tribunal Supremo.Cuando el proyecto de la Ley 4/97 flotaba en el ambiente, Martín Pallín fue una de las voces críticas que aseguró que para conseguir seguridad ciudadana no hace falta controlar a toda la población. Sus peros a la Ley todavía continúan.
-¿Con qué motivo nació la Ley?
-Setrató de justificar sobre la violencia callejera. Yo creo que la Ley es un paso más en la filosofía del orden público y de la Seguridad Ciudadana que valora solamente el aspecto represivo, controlador y fiscalizador de la actividad ciudadana. Y esto no me parece positivo, porque la seguridad puede mantenerse por muchos medios sin necesidad de acudir a extremos tan drásticos como tener a toda...
tracking img