Introduccion el contrato legalmente celebrado es una ley para las partes y no puede invalidarse o modificarse sino por dos causas: -por el consentimiento mutuo de las mismas partes, -por motivos estrictamente legales,

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 19 (4656 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 28 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
LA TEORIA DE LA IMPREVISION EN LOS CONTRATOS DE DERECHO PRIVADO

INTRODUCCION

El contrato legalmente celebrado es una ley para las partes y no puede invalidarse o modificarse sino por dos causas:
-Por el consentimiento mutuo de las mismas partes,
-Por motivos estrictamente legales, como sería la declaratoria judicial de nulidad o de resolución el contrato.
Al igual que el principio de lafuerza obligatoria del contrato, el principio de la no ruptura unilateral de la convención no es más que un colorario del primero. Lo anterior puede resumirse diciendo: una vez perfeccionado el contrato, en virtud del cumplimiento de las condiciones y formalidades pertinentes, las partes quedan sometidas a esa ley contractual, y ninguna de ellas está facultada para derogarla o modificarla a suarbitrio. Para hacer cualquiera de estas dos cosas se requiere un nuevo acuerdo de voluntades. Pero existe una teoría que admite la posibilidad de revisar el contrato cuando este se desequilibró en perjuicio de una de las partes por la ocurrencia de circunstancias imprevistas en la convención y también imprevisibles en el momento de contratar, dicha teoría recibe el nombre de teoría de laimprevisión.
Un amplio sector de la doctrina ha considerado que la aplicación de la institución de la imprevisión constituye una especie de atentado contra la afirmación del principio de la fuerza obligatoria del contrato.

DEFINICION:
Se llama imprevisión contractual o teoría de la imprevisión a la relacionada con la extinción o modificación judicial de las obligaciones de un contratoconmutativo de ejecución sucesiva o diferida, basada en el hecho de haberse modificado sustancialmente las condiciones bajo las cuales se contrajeron. 
Admite la posibilidad de revisar el contrato cuando este se desequilibró en perjuicio de una de las partes por la ocurrencia de circunstancias imprevistas en la convención y también imprevisibles en el momento de contratar, como sería la guerra o la inflacióndesmesurada, que no pasaron por la mente de los contratantes y que, por lo mismo, no fueron objeto de una clausula expresa que las conjugara.
ANTECEDENTES DE LA TEORIA DE LA IMPREVISION:
I. ORÍGENES REMOTOS DE LA TEORÍA DE LA IMPREVISIÓN
A. DERECHO ROMANO
se caracterizaban por que el juez gozaba de libertad para decidir sencillamente con arreglo a los dictados de la buena fe, sin más que preguntarsequé dificultades de ejecución eran las que, según la buena fe, debían liberar al deudor de sus obligaciones. Así, en aquellos eventos en los cuales se había producido una variación sustancial de las circunstancias que originaron la celebración del contrato, si una de las partes había actuado de buena fe, pero pese a ello habían cumplido, podía ser liberado del cumplimiento de la prestacióncontratada, como un mecanismo para lograr el equilibrio de las partes.
B. LOS CANONISTAS (SIGLOS XII-XIV)
Durante los Siglos XII al XIV aproximadamente, un grupo importante de autores, entre los que se destaca Graciano, Santo Tomás de Aquino y Juan de Andrea, condenaban el enriquecimiento de uno de los contratantes a expensas del otro como algo contrario a la moral cristiana.
Estos autoresenfatizaban que la promesa emitida solo obligaba «siempre y cuando nada haya cambiado», es decir, siempre y cuando las circunstancias originales existentes al momento de la celebración del negocio se mantuvieran a lo largo de su ejecución. Se trataba de una consideración puramente moral y no jurídica, nacida de la equidad, que desarrollaba el mandato que prohibía la usura a expensas del otro. La regladeducida era propia del Derecho natural y no del Derecho positivo.
Consideraban subentendida o implícita en todo contrato una cláusula según la cual las partes consentían en subordinar el mantenimiento de sus obligaciones a la persistencia de las condiciones de hecho existentes el día del contrato: la cláusula rebus sic stantibus.
Así por ejemplo, Santo Tomás en la Suma Teológica, afirma:...
tracking img