Introduccion a la historia

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 17 (4131 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 12 de octubre de 2009
Leer documento completo
Vista previa del texto
RESUMEN. INTRODUCCIÓN A LA HISTORIA. Prisionero de guerra, fue fusilado por la barbarie nazi en 1944 y no pudo ver impresa su obra, escrita en un campo de concentración. A partir de la interrogante ¿Qué es la historia y para qué sirve?, Escribe una verdadera filosofía de la historia, esencial para la comprensión de esta ciencia que estudia a los hombres en el tiempo. Su amigo Lucien Febvrerescató su manuscrito para la posteridad. INTRODUCCIÓN Papá explícame para qué sirve la historia, pedía hace algunos años a su padre, que era historiador, un muchachito allegado mío. Conservaré como epígrafe, esta pregunta. Algunos pensarán, sin duda, que es una fórmula ingenua, peor me parece del todo pertinente. Ya tenemos, pues, al historiador obligado a rendir cuentas. Pero no se aventurará a hacerlosin sentir un ligero temblor interior. ¿Qué artesano, envejecido en su oficio, no se ha preguntado alguna vez, con un ligero estremecimiento, si ha empleado juiciosamente su vida?. El debate sobrepasa los pequeños escrúpulos de una moral coirporativa, e interesa a toda nuestra civilización occidental. Todo lo conducía a ello: la herencia cristiana como la herencia clásica. Los griegos y loslatinos, eran pueblos historiógrafos. El cristianismo es una religión de historiadores. Otros sistemas religiosos han podido fundar sus creencias y sus ritos en una mitología más o menos exterior al tiempo humano. Por libros sagrados, tienen los cristianos libros de historia, y sus liturgias conmemoran, con los episodios de la vida terrestre de un Dios, los fastos de la Iglesia y de los santos. Elcristianismo es además histórico en otro sentido, quizá más profundo: colocado entre la Caída y el Juicio Final, el destino de la humanidad representa, a sus ojos, una larga aventura, de la cual cada destino, cada peregrinación individual, ofrece a su vez, el reflejo; en la duración y, por lo tanto, en la historia, eje central de toda meditación cristiana, se desarrolla el gran drama del Pecado y dela Redención. Nuestro arte, nuestros monumentos literarios, están llenos de los ecos del pasado; Nuestros hombres de acción tienen constantemente en los labios sus lecciones, reales o imaginarias. Convendría, sin duda, señalar más de un matiz en la psicología de los grupos. Hace mucho tiempo lo observó Cournot; eternamente inclinados a reconstruir el mundo sobre las líneas de la razón, losfranceses en conjunto viven sus recuerdos colectivos con mucha menor intensidad que los alemanes, por ejemplo. Los historiadores deberán reflexionar sobre ello. Por que es posible que si no nos ponemos en guardia, la llamada historia mal entendida acabe por desacreditar a la historia mejor comprendida. Eso sería a costa de una profunda ruptura con nuestras más constantes tradiciones intelectuales. Leed loque se escribía antes de la guerra, lo que todavía puede escribirse hoy. Entre las inquietudes difusas del tiempo presente del tiempo presente oiréis, casi infaliblemente, la voz de esta inquietud mezclada con las otras. 1

Era en junio de 1940, el mismo día, si mal no me acuerdo, de la entrada de los alemanes en París. En el jardín normando en que en nuestro Estado mayor, privado de fuerzasarrastraba su ocio, remachábamos sobre las causas del desastre: ¿Habrá que pensar que nos ha engañado la historia?, murmuró uno de nosotros. Así la angustia del hombre hecho y derecho se unía, con su acento más amargo, a la sencilla curiosidad del jovenzuelo. Hay que responder a una y a otra. Las circunstancias de mi vida presente, la imposibilidad en que me encuentro de usar una gran biblioteca,la pérdida, la imposibilidad en que me encuentro de usar una gran biblioteca, la pérdida de mis propios libros, me obligan a fiarme demasiado de mis notas y de mis experiencias. En verdad que, incluso si hubiera que considerar a la historia incapaz de otros servicios, por lo menos podría decirse en su favor que distrae. Personalmente, hasta donde pueden llegar mis recuerdos, siempre me ha...
tracking img