Investigación histórica sobre el gas natural en el perú

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 96 (23846 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 22 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
CAMISEA: ASÍ FUE LA COSA.
LO QUE LA SHELL NOS REGALÓ SE VA A MÉXICO
BREVE HISTORIA
Tras varios años de exploración en la selva peruana, en 1984 Shell halló en el Lote 88 reservas de gas cercanas a los 6 TCF.
Por distintas razones, el Perú y la Shell nunca llegaron a ponerse de acuerdo.
En 1987 Shell negoció con el gobierno de García un acuerdo que no culminó, debido a desavenencias.
Lasnegociaciones se reanudaron en 1996, bajo Fujimori.
En julio de 1998, sin embargo, el consorcio Shell/Mobil anunció la suspensión del proyecto, debido, otra vez, a desavenencias se retiró del país, y los derechos de explotación de este lote revirtieron al Estado.
Este asunto es crucial, pues la cesión le permitía al Estado imponer las condiciones más convenientes a quienes quisieran explotardichos recursos.
Lo que se decidió fue fijar los precios del gas y asegurar el abastecimiento del mercado interno por 20 años “permanentes”, es decir, en la práctica, por 40 años.
Al irse Shell, el íntegro de las reservas probadas del Lote 88, estimadas en 8.3 billones de pies cúbicos, revirtieron gratis al Estado, de acuerdo a la ley.
Así, el Estado se hizo del quinto yacimiento más grandede América del Sur sin invertir un solo centavo.
En el 2001 Shell decidió devolver otro lote al Estado. Tras varios años de exploración en el Lote 56 (adyacente al 88), en donde invirtió cerca de US$ 75 millones, halló dos trillones potenciales de pies cúbicos de gas natural. Como no le era rentable extraerlos, prefirió devolverlo. Sin proponérselo, el Perú obtuvo 2 TCF adicionales.
Al comienzono se sabía bien qué hacer con ellos. Primero, se pensó guardarlos como reservas estratégicas.
¿Cuánto invirtió Shell en el Lote 88?
Según Eleodoro Mayorga, ex presidente de Petroperú y funcionario del Banco Mundial:
“El legado de Shell en Camisea comprende inversiones hundidas por un valor de hasta US$ 400 millones y un conjunto de normas medioambientales y sociales de vanguardia”.
De acuerdocon las cifras oficiales, son US$ 210 millones en los 80 y US$ 246 millones de 1996 a 1998.


En total Shell invirtió US$ 516 millones entre 1983 y el 2001 y encontró 11.1 bpc, que revirtieron gratis al Perú.
En este escenario, el gobierno emprendió la búsqueda para hallar a nuevos interesados.
En el 2000 se volvió a someter a concurso el Lote 88. Finalmente, en febrero del 2000, elConsorcio Camisea, liderado por la empresa Pluspetrol e integrado también por Hunt Oil Company (Texas), SK Corporation (Corea del Sur), entre otras, obtuvo la concesión del Lote 88 por 40 años a cambio del pago de 37,4% de regalías.
¿Qué sucedió?
Que los tres primeros invitados miraron el asunto y dijeron “gracias, pero no”, con los mismos argumentos de Shell. Así, la mesa quedó servida para elconsorcio Camisea, como era lógico. Si alguien piensa que el “concurso por invitación” fue una farsa, lo más probable es que no esté equivocado.
En la negociación, Perupetro no le exigió al contratista ningún requisito de inversión para que busque nuevas reservas de gas, ya sea en el mismo Lote o en algún lote vecino. Nada. Lo que quiere decir que solo tenía que desarrollar las reservas probadas yadescubiertas (por las cuales no invirtió un centavo) y llevárselas a México. ¡Increíble!
Más increíble es que, como a Perú LNG le faltaban reservas para exportar, buscó cambiar la legislación para poder exportar el gas del Lote 88. Y lo consiguió.
Este Lote 56 fue entregado, sin concurso, en el 2003 al mismo consorcio Camisea que ya tenía el Lote 88.
Así, este Consorcio ahora explota dosyacimientos sin haber corrido riesgo alguno.
Resulta que, bajo el gobierno de Toledo, se negoció que las reservas del Lote 56 se destinaran a la exportación.
¿Y por qué Shell no utilizó el gasoducto del Consorcio Camisea, que estaba en plena construcción?
Porque ese gasoducto tiene una cláusula de exclusividad por un plazo de 10 años, por lo que ningún inversionista nuevo tenía libre acceso (“open...
tracking img