Investigación sobre el conocimiento humano de david hume, caps. i y iv.

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 52 (12935 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 26 de agosto de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
INVESTIGACIÓN SOBRE EL CONOCIMIENTO HUMANO DE DAVID HUME, CAPS. I Y IV. Sección 2. Sobre el origen de las ideas Todo el mundo admitirá sin reparos que hay una di-ferencia considerable entre las percepciones de la mente cuando un hombre siente el dolor que produce el calor excesivo o el placer que proporciona un calor moderado, y cuando posteriormente evoca en la mente esta sensa-ción o laanticipa en su imaginación. Estas facultades podrán imitar o copiar las impresiones de los sentidos, pero nunca podrán alcanzar la fuerza o vivacidad de la experiencia (sentiment) inicial. Lo más que decimos de estas facultades, aun cuando operan con el mayor vigor, es que representan el objeto de una forma tan vivaz, que casi podríamos decir que lo sentimos o vemos. Pero, a no ser que la mente estétrastornada por enfermedad o locura, jamás pueden llegar a un grado de vivacidad tal como para hacer estas percepciones absolutamente indiscernibles de las sensaciones. Todos los colores de la poesía, por muy espléndidos que sean, no pueden pin-tar objetos naturales de forma que la descripción se con-funda con un paisaje real. Incluso el pensamiento más intenso es inferior a la sensación más débil.Podemos observar que una distinción semejante a ésta afecta a todas las percepciones de la mente. Un hombre furioso es movido de manera muy distinta que aquel que sólo piensa esta emoción. Si se me dice que alguien está enamorado, puedo fácilmente comprender lo que se me da a entender y hacerme adecuadamente cargo de su situación, pero nunca puedo confundir este conocimien-to con los desórdenes yagitaciones mismos de la pasión. Cuando reflexionamos sobre nuestros sentimientos e [18] impresiones pasados, nuestro pensamiento es un espejo fiel, y reproduce sus objetos verazmente, pero los colores que emplea son tenues y apagados en comparación con aquellos bajo los que nuestra percepción original se pre-sentaba. No se requiere ninguna capacidad de aguda dis-tinción ni cabeza de metafísico paradistinguirlos. He aquí, pues, que podemos dividir todas las percep-ciones de la mente en dos clases o especies, que se dis-tinguen por sus distintos grados de fuerza o vivacidad. Las menos fuertes e intensas comúnmente son llamadas pensamientos o ideas; la otra especie carece de un nom-bre en nuestro idioma, como en la mayoría de los demás, según creo, porque solamente con fines filosóficos eranecesario encuadrarlos bajo un término o denominación general. Concedámosnos, pues, a nosotros mismos un poco de libertad, y llamémoslas impresiones, empleando este término en una acepción un poco distinta de la usual. Con el término impresión, pues, quiero denotar nuestras percepciones más intensas: cuando oímos, o vemos, o sentimos, o amamos, u odiamos, o deseamos,. o queremos. Y las impresionesse distinguen de las ideas que son per-cepciones menos intensas de las que tenemos conciencia, cuando reflexionamos sobre las sensaciones o movimien-tos arriba mencionados. Nada puede parecer, a primera vista, más ilimitado que el pensamiento del hombre que no sólo escapa a todo poder y autoridad humanos, sino que ni siquiera está encerrado dentro de los límites de la naturaleza y de la realidad.Formar monstruos y unir formas y apariencias incongruentes, no requiere de la imaginación más esfuer-zo que el concebir objetos más naturales y familiares. Y mientras que el cuerpo está confinado a un planeta a lo largo del cual se arrastra con dolor y dificultad, el pensamiento, en un instante, puede transportarnos a las regiones más distantes del universo; o incluso más allá del universo, alcaos ilimitado, donde según se cree, ( la naturaleza se halla en' confusión total. Lo que nunca se vio o se ha oído contar, puede, sin embargo, conce-birse . Nada está más allá del poder del pensamiento, salvo lo que implica contradicción absoluta [19]. Pero, aunque nuestro pensamiento aparenta poseer esta libertad ilimitada, encontraremos en un examen más detenido que, en realidad, está reducido a...
tracking img