Ivert

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 25 (6237 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 15 de febrero de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
INTRODUCCIÓN
Cuando oigo que en nuestro vapuleado tercer mundo1 un científico maduro trata de convencer a un
joven de que se dedique a la investigación, evoco, por supuesto, los amables consejos de los
maestros que me iniciaron en la profesión de investigador: una de las más fascinantes que el ser
humano puede desempeñar. Pero cuando le oigo hacer las consabidas referencias a Galileo, Darwin,Pasteur y Einstein y, sobre todo, cuando asevera que su país necesita investigadores, no puedo
evitar entonces una sensación de abochornada culpa ante la involuntaria estafa que se perpetra, pues
sé muy bien que no le explicará al joven en qué consiste la profesión científica en el tercer mundo,
cuál será su integración al resto del quehacer local una vez que haya completado su formación, nien
qué condiciones económicas deberá vivir y trabajar.
Es el momento en que llamaría aparte a ese joven, lo invitaría a tomar un café... y yo también
trataría de convencerlo para que se dedique a la ciencia -actividad que, de nacer de nuevo, yo
volvería a elegir-, pero sin ocultarle otros aspectos de nuestra profesión. Lo haría con muchísimo
cuidado, evitando que mi conversación lodisuadiera, pues los científicos latinoamericanos somos
demasiado proclives a desgarrarnos las vestiduras; pero también con todo respeto, tomándolo como
una persona sensata que está por consagrar nada menos que su vida a una tarea que desconoce, y no
como a un futuro sabio que comienza su carrera cometiendo la estupidez de dedicarse a ella sin
saber de qué se trata. En realidad, he tomado tantos de esoscafés, que hoy se me ha ocurrido
redactar un texto, este texto, con mis puntos de vista sobre los temas que surgen con más frecuencia
en esas charlas.
Pero ¿no hay acaso miles de libros que narran la historia de la ciencia y de cada una de sus
lumbreras? ¿No hay ya tratados enteros sobre su filosofía, su estructura, su política y su economía?
¿No hay suficientes manuales detallando carreras,becas e instituciones? ¿No hay oficinas repletas
de solicitudes, pliegos de condiciones, fechas de presentación y directorios? ¿No hubo ya ejércitos
enteros de sabios eminentes que escribieron sus memorias? ¿Para qué un texto más?
La respuesta es que, para empezar, la mayor parte de los tratados mencionados se refiere al primer
mundo; en cambio, uno de los puntos en los que insistiré en estetexto es que nuestra situación no se
describe con sólo desteñir un poco esos esquemas, como si sólo difirieran cuantitativamente en
cierta suma de dinero. En segundo lugar, porque en mi función de evaluador en el Sistema Nacional
de Investigadores de México a lo largo de los últimos años, he revisado varios miles de solicitudes e
informes, y acabé por convencerme de que sólo un pequeñoporcentaje de los investigadores que
fallan lo hacen por falta de inteligencia y originalidad y que, en cambio, la enorme mayoría de los
rechazos se debe a una falta de profesionalismo. Abunda entre nosotros el investigador
ultraespecializado, que sabe hacer las medidas que le enseñaron, obtener datos, analizarlos
estadísticamente, pero que ignora la trama conceptual de la ciencia en la que su temaestá
engarzado; el que se esfuerza individualmente, o como subsidiario de su ex mentor en el primer
mundo; el que luego eterniza el estudio de ese tema ocupándose de detalles triviales, porque no
1 Aunque la situación internacional ha cambiado y, en rigor, ya no existe un tercer mundo al desaparecer el segundo (los
países socialistas), se han utilizado a lo largo del libro estos términos porquehan adquirido un estatuto convencional
propio.
2
tiene autonomía para abrir un campo nuevo, ni fundamentos para inventarse un enfoque propio -
como si la ciencia ya estuviera a punto de conocerlo todo, se hubieran agotado los grandes problemas
y sólo quedaran por resolver detalles- y, sobre todo, porque cada investigador latinoamericano
es esencialmente un lobo solitario: el trabajo...
tracking img