Jaher

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (660 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 9 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Mi autobiografía sería una novela, porque todo lo que tengo en mi memoria son puras invenciones.
Empecé como todos los niños, pero en vez de parar, me seguí. No encontré otro medio de vivir ni comoindividuo ni como gente social más que de la pintura. Como individuo era muy retraído, no me gustaba estar en sociedades, no podía, era un niño muy débil, muy neurasténico, muy nervioso, hijo de unafamilia que había atendido a muchas mujeres: me sentía siempre lejos de la vida familiar, y la escuela, lo mismo.
A mí no me gustaba jugar futbol ni tenis ni ir a nadar; a mí me gustaba estar todoel día, o leyendo o haciendo monos: pequeños trabajos de escultura, trabajos manuales. Pasaba horas viendo libros. Lo que me llenaba eran horas y horas de trabajo personal. Me metía a los museos,aunque fueran de etiquetas de puros, para ver las formas.
Me inicié en la pintura haciendo retratos. Tenía ocho años y me fascinaba hacer dibujos de los hijos de mi nana que eran de mi edad, así como demis hermanos y hermanas y amigos, porque desde entonces me atraía describir a la gente, sus facciones.
Desde entonces no pensaba si eran atractivas esas gentes, bonitas o feas, simplemente era unagente y me gustaban sus manos, sus orejas, como que hay una relación siempre entre las orejas, la nariz, los gestos. He tenido encanto por la gente, me encanta la gente; siento un atractivo enorme porla gente. Me esforzaba por ver la forma de sus ojos, sus rostros, sus vestidos.
Luego venía ese momento mágico en el que uno compara lo que hizo con el modelo y siempre resultan diferentes. Ya hancambiado.
He pintado alrededor de cuatro generaciones de mexicanos. Hasta el momento (1990) he reunido, incluidos dibujos, 130 retratos óleos y alguna escultura. Algunos de ellos están en coleccionesfuera de México. Me gustaría verlos juntos, porque a diario, cuando menos pienso, me acuerdo de uno de esos retratos, me pregunto quién lo tendrá, si existirá esa persona o no.
 [...]
Yo nunca...
tracking img